Páginas vistas

martes, 21 de junio de 2016

Cañizares llama a desobedecer las leyes de la ideología de género

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha pedido a los católicos que desobedezcan aquellas leyes que consideran injustas basadas en “la ideología más insidiosa y destructora de la humanidad de toda la historia, que es la ideología de género”.Según ha informado el Arzobispado en un comunicado, Antonio Cañizares llama a desobedecer las leyes de “la ideología más insidiosa y destructora de la humanidad de toda la historia”, que es la ideología de género.

El cardenal ha llamado a los fieles valencianos a “encarnar el proyecto eucarístico en la vida cotidiana, en la familia, en la escuela, en la fábrica”, lo que implica “testimoniar que la realidad humana no se justifica sin referencia al creador”.
Al respecto, Cañizares se ha referido expresamente a la Comunitat Valenciana y ha pedido “a quien corresponda” evitar “una próxima legislación inspirada en esa misma ideología para no ir contra el hombre ni contra la humanidad”, y ha añadido que “Valencia no se merece eso, no puede ser punta de lanza en la aplicación de tal ideología insidiosa”.Precisamente, según el Arzobispado, “esto es lo que destruye la ideología de género, que tratan de imponernos poderes mundiales más o menos solapadamente con legislaciones inicuas, que no hay que obedecer”.
Asimismo, ha invitado a que “que nadie tema ni vea en la Iglesia y la fe cristiana (…) ninguna amenaza a la justa autonomía de lo terreno y a la justa y sana laicidad”.
“No podemos someternos a una mentalidad inspirada en el laicismo, tampoco en la ideología de género”, declaró también, pues a su juicio “ambas ideologías llevan gradualmente, de forma más o menos consciente pero certera a la restricción de la libertad religiosa hasta promover un desprecio o ignorancia de lo religioso”.
Publicar un comentario

Tertulia del Papa Benedicto con niños de primera Comunión.

Fue una fiesta increíble, hace unos diez años, en la Plaza de San Pedro. Los niños hicieron al Papa muchas preguntas, con gran sabiduría y v...