Páginas vistas

jueves, 21 de febrero de 2008

EL CABREO SOCIATA



POR JUAN MANUEL DE PRADA, en ABC del 4-2-2008

DECÍA Chesterton que necesitamos curas que nos recuerden que vamos a morir; pero -añadía- también necesitamos curas que nos recuerden que estamos vivos. La reciente nota de los obispos españoles ha sido, desde luego, elaborada por curas capaces de resucitar a un muerto; y esto es lo que ha cabreado sobremanera a los sociatas, que nos quieren a todos fiambres y quietecitos en nuestro ataúd, embalsamados con los santos óleos del pensamiento único. La izquierda ha conseguido imponer una visión hegemónica del mundo, o dicho más rotundamente, ha logrado sustituir cualquier visión del mundo por el espejismo del Matrix progre: quien se atreva a poner en entredicho tal visión o espejismo es de inmediato anatemizado, como un réprobo o un blasfemo. Este Matrix progre ha sido asimilado también por la derecha, que ha renunciado a presentar batalla a su adversario allá donde esta batalla resultaría eficaz e ilusionante, esto es, en el ámbito de las ideas. La derecha acata la visión del mundo preconizada por la izquierda; y toda su acción política se limita a introducir variantes nimias en el funcionamiento de esa gran máquina que es el Matrix progre, sin atreverse a inutilizar sus engranajes. De este modo, incluso sus triunfos puntuales en las urnas son a la postre manifestaciones de una derrota mucho más vasta: la derrota de quien dimite vergonzantemente de sus ideas, para allanarse servilmente a una visión del mundo que no es la suya, una visión del mundo cuya hegemonía no se atreve a discutir, por temor a que se le tilde de «extremista». Mientras la derecha no se atreva a atacar los fundamentos de ese Matrix progre, mientas no tenga redaños para negar su vigencia, cualquier triunfo electoral que obtenga será tan perecedero como las «verduras de las eras» de las que nos hablaba Manrique. Mientras la derecha no se atreva a ofrecer otra visión del mundo alternativa al Matrix progre, estará arando sin bueyes.

¿Por qué los sociatas se han cabreado tanto con la nota de los obispos? No, desde luego, porque «intenten imponer una creencia», como sostiene Zapatero, cuyo lema electoral, «Motivos para creer», es toda una declaración de fe mesiánica en el Matrix progre. El involuntario humorista Pepiño Blanco, en uno de sus hilarantes accesos de estulticia, ha remachado: «Si no nos calló Franco, no nos van a callar los obispos»; que es tanto como atribuir a los obispos un poder omnímodo, pues desde luego con Franco los sociatas estuvieron calladitos como profesionales del amor mercenario. Pero los obispos no quieren callar a nadie, ni «imponer a nadie sus creencias»; en la nota que ha desatado las iras de los sociatas especifican muy humildemente que sólo piden «libertad y respeto para proponer nuestra manera de ver las cosas, sin que nadie se sienta amenazado ni nuestra intervención sea interpretada como una ofensa o como un peligro para la libertad de los demás». La razón por la que los sociatas se han puesto como la niña del exorcista es, pues, de una índole muy diversa.

Y es que la nota de los obispos no impone nada, sino que propone; no calla, sino que enuncia. Y lo que los obispos proponen y enuncian es lo que nadie se atreve a proponer y enunciar en el Matrix progre: nada más y nada menos que una visión alternativa del mundo que ataca los cimientos de trampantojo sobre los que se asienta la hegemonía del pensamiento único. Una visión del mundo que reclama «exigencia moral», que apela a «principios antropológicos y éticos arraigados en la naturaleza del ser humano», que preconiza una sociedad «libre y justa» que no se avenga a cambalaches con quienes anhelan su destrucción. Es natural que quienes han introducido la amoralidad como cimiento de la acción política, quienes han declarado abolidos todos los principios como medio para alcanzar sus fines, quienes están dispuestos a cualquier cambalache reaccionen como la niña del exorcista. La nota de los obispos, para cualquiera que la lea sin las anteojeras del Matrix progre, es extraordinariamente vivificadora. Necesitamos curas dispuestos a recordarnos que aún estamos vivos, por mucho que les joda a los sepultureros.

www.juanmanueldeprada.com

viernes, 8 de febrero de 2008

Los Obispos, ante las elecciones de 2008


Nota de la Comisión Permanente de
la Conferencia Episcopal Española
ante las elecciones generales de 2008

Madrid, 30 de enero de 2008


1. Los españoles hemos sido convocados a las urnas para el próximo 9 de marzo. Como en otras ocasiones semejantes, los Obispos ofrecemos a los católicos y a todos los que deseen escucharnos algunas consideraciones que estimulen el ejercicio responsable del voto. Hablamos como pastores de la Iglesia que tienen la obligación y el derecho de orientar el discernimiento moral que es necesario hacer cuando se toman decisiones que han de contribuir al pleno reconocimiento de los derechos fundamentales de todos y a la promoción del bien común.

2. Con tal finalidad pensamos que es éste un momento apropiado para leer y meditar de nuevo la Instrucción Pastoral aprobada el 23 de noviembre de 2006 por la Asamblea Plenaria de nuestra Conferencia Episcopal bajo el título de “Orientaciones morales ante la situación actual de España”. Recordamos algunas ideas fundamentales de esta Instrucción, que han de ser comprendidas, por tanto, en el conjunto de aquel relevante texto.

3. Respetamos a quienes ven las cosas de otra manera. Sólo pedimos libertad y respeto para proponer libremente nuestra manera de ver las cosas, sin que nadie se sienta amenazado ni nuestra intervención sea interpretada como una ofensa o como un peligro para la libertad de los demás. Deseamos colaborar sinceramente en el enriquecimiento espiritual de nuestra sociedad, en la consolidación de la auténtica tolerancia y de la convivencia en el mutuo respeto, la libertad y la justicia, como fundamento imprescindible de la paz verdadera (n. 81).

4. Si bien es verdad que los católicos pueden apoyar partidos diferentes y militar en ellos, también es cierto que no todos los programas son igualmente compatibles con la fe y las exigencias de la vida cristiana, ni son tampoco igualmente cercanos y proporcionados a los objetivos y valores que los cristianos deben promover en la vida pública (n. 50).

5. Los católicos y los ciudadanos que quieran actuar responsablemente, antes de apoyar con su voto una u otra propuesta, han de valorar las distintas ofertas políticas, teniendo en cuenta el aprecio que cada partido, cada programa y cada dirigente otorga a la dimensión moral de la vida. La calidad y exigencia moral de los ciudadanos en el ejercicio de su voto es el mejor medio para mantener el vigor y la autenticidad de las instituciones democráticas (n. 56). No se debe confundir la condición de aconfesionalidad o laicidad del Estado con la desvinculación moral y la exención de obligaciones morales objetivas. Al decir esto no pretendemos que los gobernantes se sometan a los criterios de la moral católica. Pero sí que se atengan al denominador común de la moral fundada en la recta razón y en la experiencia histórica de cada pueblo (n. 55).

6. “Es preciso afrontar - señala el Papa - con determinación y claridad de propósitos, el peligro de opciones políticas y legislativas que contradicen valores fundamentales y principios antropológicos y éticos arraigados en la naturaleza del ser humano, en particular con respecto a la defensa de la vida humana en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural, y a la promoción de la familia fundada en el matrimonio, evitando introducir en el ordenamiento público otras formas de unión que contribuirían a desestabilizarla, oscureciendo su carácter peculiar y su insustituible función social” (n. 56). La legislación debe proteger al matrimonio, empezando por reconocerlo en su ser propio y específico (n. 41).

7. No es justo tratar de construir artificialmente una sociedad sin referencias religiosas, exclusivamente terrena, sin culto a Dios ni aspiración ninguna a la vida eterna (n. 13). En ese sentido parece que apuntan, entre otras cosas, las dificultades crecientes para incorporar el estudio libre de la religión católica en los currículos de la escuela pública, así como el programa de la nueva asignatura, de carácter obligatorio, denominada “Educación para la ciudadanía” (n.18), que lesiona el derecho de los padres - y de la escuela en colaboración con ellos - a formar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas y morales. Es necesario promover un gran pacto de Estado sobre la base de la libertad de enseñanza y la educación de calidad para todos.

8. El terrorismo es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión moral de la vida justa y razonable. No sólo vulnera gravemente el derecho a la vida y a la libertad, sino que es muestra de la más dura intolerancia y totalitarismo (n. 65). Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político (n. 68).

9. La Iglesia reconoce, en principio, la legitimidad de las posiciones nacionalistas que, sin recurrir a la violencia, por métodos democráticos, pretendan modificar la configuración política de la unidad de España (n. 73). Al mismo tiempo, enseña que, también en este caso, es necesario tutelar el bien común de una sociedad pluricentenaria y - en palabras de Juan Pablo II a los obispos italianos - “superar decididamente las tendencias corporativas y los peligros del separatismo con una actitud honrada de amor al bien de la propia nación y con comportamientos de solidaridad renovada” por parte de todos. Hay que evitar los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública en favor de pretensiones particularistas o reivindicaciones ideológicas (n. 74).

10. En este momento de la sociedad española, algunas situaciones concretas deben ser tenidas muy particularmente en cuenta. Nos parece que los inmigrantes necesitan especialmente atención y ayuda. Y, junto a los inmigrantes, los que no tienen trabajo, los que están solos, las jóvenes que pueden caer en las redes de la prostitución, las mujeres humilladas y amenazadas por la violencia doméstica, los niños, objeto de explotaciones y de abusos, y quienes no tienen casa ni familia donde acogerse. Hay que trabajar también para superar las injustas distancias y diferencias entre las personas y las comunidades autónomas, tratando de resolver los problemas más acuciantes, como son el trabajo, la vivienda accesible, o el disfrute equitativo de la naturaleza, compartiendo dones tan indispensables para la vida como el agua y cuidando con esmero el patrimonio común de la creación (n. 80). En el orden internacional, es necesario atender a la justa colaboración al desarrollo integral de los pueblos.

Que el Señor ilumine y fortalezca a todos para actuar en conciencia y conforme a las exigencias de la convivencia en justicia y libertad.

Leyes inspiradas en Hitler y Stalin

Algunos se creen que no hay nada más moderno ni avanzado que permitir que los hijos cambien de sexo sin contar con los padres; y que el col...