Páginas vistas

sábado, 28 de noviembre de 2015

Misa de desagravio en Pamplona, por la profanación eucarística ocurrida

Me acaba de llegar este relato. Es precioso, me ha encantado,  y lo coloco en mi blog, para compartirlo. Es de una exalumna del Colegio La Vall, que estudia en la Universidad de Navarra.

"Ayer llegué al final del Rosario delante de la sala de exposiciones donde estan las fotos de las formas consagradas puestas en el suelo. Habia cientos de personas rezando el Rosario, de rodillas.

Hoy he estado en la Misa que convocó el Obispo de Pamplona para pedir perdón a Jesús por la profanación de su Cuerpo. Ha sido increíble. Habia más de 100 sacerdotes concelebrando la Misa. El Obispo ha hablado de la caridad y la misericordia.

Ha pedido a los jóvenes que sienten la llamada de Dios en su corazón que abran las puertas a Cristo, que se entreguen a Él, los chicos al sacerdocio y las chicas en el cuidado de los mas pobres y necesitados. Ha dado las gracias por la presencia de tantísima gente en la Misa. Después de la homilía ha pedido que hicieramos unos momentos de silencio. Se le veía tan tan dolido.

Me ha encantado porque la gente estaba dolida de verdad, realmente le dolía que se hubiera hecho eso a Jesús. Y me ha encantado porque eso significa que muchisima gente valora muchisimo la Eucaristía y la ama. Me he quedado muy loca.

No sabéis el ambiente que habia; de recogimiento, de oración, de arrepentimiento, de disculpa, de silencio, de cariño. La super concentrada, cantando las canciones con el corazón. A algunos se les saltaban las lágrimas y otros no podian acabar de cantar las canciones porque se les quebraba la voz. Yo tenia la piel de gallina. Curas, monjas, niños, universitarios, monjes, gente del Opus Dei, padres y madres de familia...

El Obispo ha pedido que comulguemos en la boca para evitar que puedan pasar cosas malas como la que ha pasado. Se ha leido el Evangelio creo que de San Lucas: "Quien come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él". Se ha hablado mucho de la Eucaristía. Al terminar la Comunión han dicho por el micrófono que lo sentían porque habían preparado 4000 formas consagradas para que la gente comulgara y ha habido gente que se ha quedado sin comulgar. Hay gente que ha esperado hasta 20 minutos de cola para comulgar y aun y así no ha habido formas consagradas para todos. Estaba a petar. La gente arrodillandose aunque no se cupiera muy bien. Ha sido impresionante, la fe de la gente y el dolor que sentían de que se haya ofendido tan gravemente a Jesús.

Al terminar la Misa ha habido una procesión de Jesús Sacramentado por la Catedral. Y cuando ya se iban los sacerdotes y el Obispo todo el mundo ha empezado a aplaudir de lo bonito que ha sido."

jueves, 26 de noviembre de 2015

¿Quieren integrarse los musulmanes en nuestras sociedades abiertas?

Por Carlos López Díaz, Brief
Es como un reflejo pavloviano: cada vez que se produce un atentado islamista en Occidente, la reacción inmediata del progresismo, tras las condolencias y condenas de rigor, consiste en reconducir los análisis al terreno de sus obsesiones irrenunciables. Para un progresista de manual, el mal es por definición sistémico, estructural; nunca puede reducirse a la voluntad de un individuo.
Si hay sujetos que son capaces de matar indiscriminadamente a civiles inocentes con armas automáticas o con explosivos, incluso suicidándose en su criminal empeño, al parecer ello no podría explicarse meramente como una decisión personal de aplicar hasta las últimas consecuencias una ideología perversa.
No: hay que hablar de marginación social, de jóvenes que “no tienen otra salida que inmolarse”, como ha llegado a decir un eurodiputado español de Podemos. Hay que hablar de las intervenciones militares de Estados Unidos y otros países occidentales en Oriente Medio, en una pasmosa interiorización de los argumentos de quienes pueden matarnos a cada uno de nosotros, en cualquier momento.
En todo caso, si se alude a las creencias de los yihadistas, se hablará de la religión generalizando; se dará a entender, cuando no se afirmará explícitamente, que el problema de que haya gente que mate en nombre de Dios se solucionaría si todo el mundo dejara de creer en Dios.
Para una persona de izquierdas, el mal absoluto reside básicamente en Wall Street
La forma de discurrir del cerebro progresista obedece a un impulso superficial, y a otro más hondo. El primero no pretende otra cosa que digerir ciertos hechos incontestables para integrarlos en una cosmovisión apriorística, a prueba de cualquier contrastación empírica. Para una persona de izquierdas, el mal absoluto reside básicamente en Wall Street, es decir, se identificacon eso que se suele llamar el “neoliberalismo”, “los mercados” o, en modo campaña electoral, “la derecha”.
Partiendo de este dogma de fe, cualquier fenómeno que apunte a la hipótesis de otra fuente del mal debe ser interpretado para redirigirlo al esquema de siempre. O como mínimo, debe relativizarse. Un ejemplo impagable de esto último lo proporcionóRodríguez Zapatero cuando sostuvo en sede de la ONU que el cambio climático causaba más muertes que el terrorismo internacional, y se quedó tan tranquilo.
No es casual que a este impulso de culpar siempre al capitalismo y a Occidente de todos los males, suela ir adosado el extendido ánimo cobarde que evita sistemáticamente pronunciar el término islamismo, sustituyéndolo por expresiones vagas como “terrorismo internacional” o incluso “violencia”, lo que también permite meter en el mismo saco (como en el caso de la religión) a víctimas y a verdugos.
El progresista siempre reserva su valentía para criticar al único sistema político que le garantiza su libertad de expresión, así como a aquella religión, la cristiana, que no emitirá ninguna sentencia de muerte contra quienes la denigran.
Los progresistas piensan que el problema del terrorismo islámico se debe a la desigualdad
Pero me he referido a un impulso más profundo, que está en la raíz de la lógica progresista. Quienes tratan de explicar el terrorismo islamista o en general aludiendo a las desigualdades e injusticias sociales, además de culpar a su enemigo favorito, realmente piensan que si no existiera desigualdad de ningún tipo (económica, sexual, etc.) no habría violencia ni delitos de ninguna especie.
En la izquierda, incluso cuando se viste de socialdemócrata, siempre late el sueño utópico, la idea de que partiendo de cero podríamos organizar una sociedad perfecta, donde no existiría el mal de origen humano.
Aunque hay quienes todavía reivindican el utopismo como un ideal acaso inalcanzable pero noble, nunca deberíamos olvidar que ha sido el pretexto de las peores carnicerías de la historia. Como dijo Juan Pablo II:
“Cuando los hombres se creen en posesión del secreto de una organización social perfecta que haga imposible el mal, piensan también que pueden usar todos los medios, incluso la violencia y la mentira, para realizarla.” (Centesimus annus, 3.)
La otra cara de la moneda del ideal utópico es el mito del Buen Salvaje, una inversión evidente del relato bíblico del Pecado Original. El hombre sería bueno por naturaleza y el mal tendría su origen en la sociedad, en la cultura. De ahí procede todo el discurso de la izquierda contra la propiedad privada y el “patriarcado”, así como su convergencia con el panteísmo ecologista.
Los asesinos de París eran ciudadanos europeos que habían tenido acceso a los sistemas educativos francés o belga
Con todo ello está relacionado el mantra buenista, asumido también por la derecha, de que todos los problemas se solucionarían con la educación, a pesar de que varios de los criminales que perpetraron los asesinatos de París eran ciudadanos europeos (en algún caso de tercera generación) que habían tenido acceso a los sistemas educativos francés o belga.
¿Realmente se puede integrar a quien no quiere integrarse? Todo indica que las creencias de los musulmanes son incompatibles con los valores de libertad y tolerancia que profesa Occidente, aunque a menudo los propios occidentales los malentiendan, confundiéndolos con un mensaje hedonista, relativista y escéptico. Mensaje que no hace sino excitar aún más la agresividad de los islamistas, asqueados y al mismo tiempo envalentonados por nuestra decadencia.
Porque en esa confusión (¡a la que contribuye aquella “educación” que tanto beatificamos!) reside sin duda nuestra mayor debilidad. Difícilmente podremos defender, con la palabra y con la fuerza legítima, unos valores cuyo auténtico fundamento –la dignidad trascendente del hombre– es negado, distorsionado o puesto entre paréntesis por el pensamiento progresista dominante.

domingo, 22 de noviembre de 2015

La gran labor educativa, según el Papa Francisco.

Hoy es necesaria una educación de emergencia, hay que arriesgar en la educación informal, porque la educación formal se ha empobrecido

"Hay que preparar los corazones para que el Señor se manifieste, pero en la totalidad, es decir, en la totalidad de la humanidad que también tiene esta dimensión de trascendencia". Fue parte del mensaje de exhortación del Papa Francisco a los participantes en el Congreso Mundial organizado por la Congregación para la Educación Católica, en respuesta a una serie de preguntas que se le realizaron

¡Nunca hagan proselitismo en las escuelas!

No se puede hablar de educación católica sin hablar de humanidad, precisamente porque la identidad católica es Dios que se ha hecho hombre.

Educar cristianamente no es solamente hacer una catequesis, esto es una parte. No es solamente hacer proselitismo;¡nunca hagan proselitismo en las escuelas! Educar cristianamente es llevar adelante a los jóvenes, a los niños, en los valores humanos en todas las realidades y una de esas realidades es lo trascendente.

Preparar los corazones

Hoy en día hay una tendencia a un neopositivismo, es decir, a educar en las cosas inmanentes, al valor inmanente de las cosas, y esto sucede en los países de tradición cristiana y en países de otras tradiciones. Hay que preparar los corazones para que el Señor se manifieste, pero en la totalidad, es decir, en la totalidad de la humanidad que también tiene esta dimensión de trascendencia.

Educar humanamente pero con horizontes abiertos. Todo tipo de cerrazón no sirve para la educación.

Los educadores están entre los peores pagados

La educación se ha vuelto demasiado selectiva y elitista. Parece que tienen derecho a la educación sólo algunos pueblos que tienen un cierto nivel económico: Esto sucede también en cosas menores. El pacto educativo entre familia y escuela se ha roto, es necesario volver a empezar. Y también aquel entre familia y estado.

Entre los trabajadores peor pagados están los educadores. Esto significa que el Estado no tiene interés: simple. Si lo tuviera, las cosas no irían así.

Hoy es necesaria una educación de emergencia, hay que arriesgar en la educación informal, porque la educación formal se ha empobrecido debido a que es herencia del positivismo. Sólo concibe un tecnicismo intelectualista y el lenguaje de la cabeza. Y por esto, se ha empobrecido. Hay que romper este esquema.

Los tres lenguajes primordiales

Hay que abrirse a nuevos horizontes, hacer nuevos modelos. Hay tres lenguajes, el de la cabeza, el lenguaje del corazón y el lenguaje de las manos, y la educación debe ir por los tres caminos: enseñar a pensar, ayudar a sentir bien y acompañar en el quehacer, es decir que los tres lenguajes estén en armonía, que el niño, que el joven, piense lo que siente y hace, sienta lo que piensa y hace y haga lo que piensa y siente.  

De este modo la educación se vuelve inclusiva porque todos tienen un lugar, inclusiva también humanamente. El pacto educativo se ha roto por el fenómeno de la exclusión. El mundo no puede ir hacia adelante con una educación selectiva. La verdadera escuela debe enseñar conceptos, costumbres y valores, y cuando una escuela no es capaz de hacer todo esto junto, esta escuela es selectiva y exclusiva y para pocos.

Hacer que crean en la humanidad

Estamos viviendo una guerra mundial por partes. En un tiempo marcado por la guerra la tentación más grande son los muros, y el fracaso más grande que puede tener un educador es educar dentro de los muros.

El primer desafío es dejar los lugares donde haya muchos educadores para ir hacia las periferias, porque allí los jóvenes tienen la experiencia de la supervivencia... "Una humanidad herida", de dichas heridas, debe partir el trabajo del educador. No se trata de ir para hacer beneficencia, para enseñar a leer, para dar de comer, no. Esto es necesario, pero es provisorio. Es el primer paso. El problema - y ése es el desafío, y yo los animo – es ir allí para hacerlos crecer en humanidad, en inteligencia, en valores, en hábitos para que puedan ir hacia adelante y llevar a los otros experiencias que no conocen.

- Papa Francisco
Mensaje a los participantes del Congreso Mundial organizado por la Congregación para la Educación Católica, Ciudad del Vaticano, 21/11/2015

Cuatro días en Cracovia

Entrada al Santuario de Czestochowa
  Por Fernando Hurtado
(lo vuelvo a publicar por los recuerdos  buenos que me trae, sobre todo de mi padre.)


              A las 6.25 del martes, 6 de septiembre, salimos mi padre y yo desde el aeropuerto de Alicante hacia Polonia. A las 9.30 ya estamos en Cracovia. No funciona el GPS y llegamos como podemos a Barbakan, Residencia Universitaria del Opus Dei, con más de 30 plazas. Las vueltas que damos hasta encontrarla... Me llama la atención que muchísima gente se dirija a mí con unas palabras, que no entiendo,  cuando me ven (voy con clerygman), mientras inclinan la cabeza. Luego me explican que me están diciendo: ¡Bendito sea el honor de Dios!
            En Barbakan nos encontramos con el Director de la Residencia, Marcin, y el sacerdote, D.Ignacy, que lleva muchos años en Polonia, casi desde los comienzos de la labor del Opus Dei allá  cuando aún estaban los soviéticos en los años 80. También conocemos a Pawell uno de los primeros polacos de la Obra: es el primer violinista de la Orquesta Filarmónica de Cracovia.
            Celebro la Misa en castellano en el oratorio de la residencia. Me ayuda Pawell. Después nos invitan a comer en la Residencia. Muy, muy atentos con nosotros.
            Luego D. Ignacy coge el coche, y nosotros con el que hemos alquilado vamos detrás hacia el Hotel que hemos reservado, muy cerca de la catedral de Wabel y del centro de la ciudad. ¡Qué caridad tan fina! Después de dejar las cosas salimos a dar una vuelta, pero por un error providencial nos introducimos en el antiguo barrio judío, con su sinagoga y sus casas vacías, desde que los nazis se llevaron a todos sus habitantes a Auswish para asesinarlos: unos 150.000.
            Tomamos un taxi y nos desplazamos a la Plaza del Mercado, el centro de la ciudad, muy grande, bonita, con una galería de compras cubierta, recogida y llena de sabor, con artículos típicos, sobre todo de ámbar, la famosa resina fósil y petrificada del Mar Báltico. Hacimos un rato de oración en la basílica Marialska, del siglo XV, llena de color en las imágenes, riqueza de mármol y otras piedras de aún mayor calidad, y con las que quizá sean las vidrieras más grandes y trabajadas minuciosamente del mundo. Tiene dos torres a la entrada, altas y distintas. Celebran la Misa mientras estamos allá. Mucha gente, y muy piadosa, como que se "estan enterando de verdad". Muchos cantos: la gente canta muy bien y con gran armonía. Comulgan todos de rodillas y en la boca.         
Basílica Marialska (de Santa María)
        Llama la atención que casi todos los sacerdotes que vemos -y no son pocos- van vestidos elegantemente con sotana. Y los que van con clerygman, especialmente cuidado. En fin, cosas que sorprenden para bien en estos tiempos.
            Tomamos unas pizzas con cerveza en la plaza, en la terraza de un restaurante muy acogedor. Nos llama la atención los precios: menos de la mitad que en España. Las camisas de clerygman que he comprado, a un tercio que en España: se ve que la producción es alta.
            Descansamos muy bien, y al día siguiente, en plena forma, visitamos la catedral de Wabel, donde fue ordenado Obispo el entonces Karol Wojtywa.  La Iglesia tiene un altar central donde se encuentra en una urna de plata el cuerpo de San Estanislao, patrón de Polonia. En un lateral se encuentra el Crucifijo ante el que Santa Ludwiga, reina de Polonia rezó para que Dios le hiciera ver si era conveniente casarse con el rey de Lituania, entonces bárbaro. Se casaron y Lituania se unió a Polonia. Hasta hoy Lituania es católica al 80 por ciento. Adosado  a la catedral se encuentra el palacio de los emperadores. Se entra por un arco donde está escrita la leyenda Si Deus nobiscum quis contra nos? (Si Dios está con nosotros, ¿quien contra nosotros? No debían saber los nazis latín o no se lo tomaron evidentemente en serio, porque en ese palacio establecieron el centro de operaciones durante la invasión y dominación de Polonia.
            Plaza del Mercado de nuevo, para hacer un rato de oración en una de las iglesias. Y de nuevo Barbakan para celebrar la Misa en castellano. Volvemos después de comprar un sencillo GPS con los mapas y calles de Polonia para tener autonomía con el coche que hemos alquilado.
Plaza del Mercado
            Después, bajo un fino "chirimiri" que frenan nuestros chubasqueros, seguimos viendo la obras de arte del caso antiguo. Acabamos haciendo la oración en una iglesia pequeña donde está en Santísimo expuesto ante una veintena de religiosas que rezan el rosario. Una vez más, la piedad se contagia.
            El día siguiente, tercer día, jueves, es la jornada de Czestochowa, a 140 kilómetros de Cracovia. Día algo lluvioso, pero muy agradable. Llegamos a las 11, y enseguida puedo celebrar Misa, en el altar llamado "del Cenáculo". Nos lo facilita todo con gran amabilidad una religiosa joven que conoce el italiano. Después damos una vuelta alrededor del recinto, con una estupenda visión de la enorme explanada. Y pasamos todo el tiempo que podemos dentro de la capilla donde se venera el icono de la Virgen de Jasna Gora, Patrona de Polonia. ¡Cuánto la quieren! ¡Cómo rezan los polacos (no sólo en este lugar)! ¡Son como "surtidores" de fe!
Catedral y Palacio de Wabel
            Almorzamos en un restaurante polaco, dentro del recinto. Regresamos de nuevo, a la capilla, para hacer oración y despedirnos de la Virgen.
            Y a continuación desde lo mejor de Polonia hasta lo peor que el hombre ha construido en esta tierra. A 70 kilómetros, se encuentra el campo de concentración Auswish 2 ,también llamado Bierkenau. Mas de 300 hectáreas, en las que han conservado unos 50 pabellones donde se hacinaban los pobres judíos y otros deportados de toda Europa, en los prolegómenos de su terrible muerte. Allí, al fondo, al final de las vías del tren (aparecen en tantas películas), están los restos (no quisieron que quedaran en pie, aunque al ser de cemento armado hubieran perdurado) de las cámaras de gas y de los hornos crematorios, donde murieron 1.500.000 hombres, mujeres y niños, buena parte de origen judío. Un lugar para aprender, y para recordar al mundo hasta donde puede llegar la deshumanización y qué consecuencias tan horribles tiene. Un lugar donde se refuerza el respeto por TODOS Y CADA UNO de los hombres.
            Oscurecido y lluvioso, con toque de gris, casi necesario después de estar en Bierkenau, regresamos a Cracovia.
Conocida vista del campo de Austwich-Bierkenau

            En la mañana del cuarto y último día, nos desplazamos a Wadowice, pueblo natal del que se convertiría en el queridísimo Papa Juan Pablo II. Visitamos la que fue su casa, ahora en reparación para hacer el museo adecuado con las reliquias tan familiares del amado Papa. Pudimos verlas (sus sotanas, material deportivo, libros de calificaciones, muchas fotografías, también haciendo deporte..., hasta su cuna). Y luego la dicha de celebrar en su parroquia, la misma donde fue bautizado (está la pila del bautismo), donde rezaba al Santísimo... Y una vuelta por el pueblo...
Pila donde fue bautizado Karol Wojtywa
            Al regreso, al Santuario de la Divina Misericordia. ¡Qué oración tan intensa hacen, y hacemos, ante los restos de Santa Faustina Kowalsca, en la preciosa y espaciosa capilla donde se veneran! Personas de todas las edades, de rodillas todo el tiempo, con un silencio absoluto, y con la mirada fija en el Santísimo expuesto en la custodia y en la arqueta blanca con los restos de la Santa. Cientos de religiosas jovencísimas se mueven por allí, como "pavoneándose" de su entrega total a Dios. Y el gigantesco Santuario construido hace relativamente pocos años. El mayor del mundo según algunos. Los numerosos confesonarios ocupados, a las 4 de la tarde. Todo presagia que estamos ante un centro de espiritualidad que va a emanar de su riqueza por todo el mundo. Ya lo está haciendo.
            Y esto es lo más destacado de unos días inolvidables en Cracovia. A la mañana siguiente, sábado 10 de septiembre, después de tres horas de vuelo, estamos de nuevo en España, renovados en la belleza de la fe que se aprecia de modo particular en Polonia. ¡Bendito sea el honor de Dios!

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Cinco consejos de Enrique Rojas para llevar una vida buena y feliz

Las vidas de los jóvenes, hoy.

Doctora Grossman: “Los expertos no enseñan biología, sólo saben poner condones”

“Nada hay gris en las 50 sombras de Grey (gris en inglés) escribió la psiquiatra Miriam Grossman en una carta a los jóvenes que se hizo viral en la Red. Actuall la entrevista ahora acerca de las mentiras de la educación sexual a adolescentes. 

“Las vidas de los jóvenes corren un grave peligro”. Esa es la frase que motiva diariamente a esta médico psiquiatra de niños y adolescentes, que trabajó durante más de 20 años en el Centro de Salud Estudiantil de la Universidad de California y cuya Carta sobre 50 sombras de Grey ha abierto los ojos a muchos adolescentes.
Doctora Grossman
Allí, se dio cuenta del grave daño que ha hecho la educación sexual, impartida en colegios y universidades, a una generación que cree que usar condón es suficiente para tener una vida sexual segura.
Desde Bogotá plantea soluciones para sanar a una generación que se olvidó de amar.
¿Por qué decidió trabajar como consejera de adolescentes en temas relacionados a la sexualidad?
Yo no quería dedicarme a la educación sexual, pero empecé a ver tanto sufrimiento en las mujeres jóvenes que iban a mi despacho en la Universidad de California y tanta confusión que quise entender qué era lo que estaba pasando. Y vi que mucho estaba relacionado con los comportamientos sexuales de mis pacientes y con las mentiras que vivían.
¿Cómo es esa relación?
Esta generación ha crecido pensando que el sexo ya no significa nada… y los jóvenes no son así. Ellos quieren saber por qué están aquí, quieren entender el sentido de las cosas, quieren conocer el amor, quieren ser felices, pero cuando miran a su alrededor sólo les muestran vacío y por eso están perdidos.
Si solo tienes sexo, te quedas con un momento sin significado. Y empiezas tú mismo a sentirte vacío
¿Esto implicaría que la juventud vive unos valores errados sobre el sexo?
Sí, porque no se le ha educado sobre el verdadero sentido de la intimidad, sólo les han contado sobre el sexo. Y les han dicho que éste sólo tiene que ver con el placer, que es algo que haces para divertirte, que se siente bien, pero que está completamente separado de la idea de la intimidad.
¿Cree que es una generación incapaz de amar?
Esa generación no tiene idea de la intimidad ni del amor porque nadie les ha  enseñado, pero todos nacen queriendo y buscando esto. Quieren ser conocidos por lo que son y amados por lo que son y tener una relación estable y amorosa. ¡Pero nadie sabe cómo llegar allí! Saben todo sobre condones, orgasmos, placer… ¡y esa es una tragedia porque la gente está sufriendo mucho!
¿Sufriendo por qué?
Porque la verdadera intimidad es algo completamente distinto a un acto sexual. Si solo tienes sexo, te quedas con un momento sin significado. Y cuando haces cosas vacías una y otra vez, empiezas tú mismo a sentirte vacío.
Dice usted que la mujer que tiene amor de una noche vive una gran confusión porque luego desarrolla sentimientos afectivos…
Cuando tenemos comportamientos íntimos con una persona, nuestro cerebro empieza a configurarse para confiar, querer y recordar a un ser humano. Incluso el olor de la persona tiene un efecto poderoso en el cerebro, en las hormonas… ¡puede llegar a afectar el ciclo menstrual de una mujer! Los educadores sexuales se están quedando con explicar lo superficial, pero no están hablando de lo que pasa en el cerebro, en el cuerpo, en las hormonas…
Nuestro cerebro anhela una conexión real y con una persona especial, lo que se traduce en monogamia
¿Cómo debería estar enfocada entonces la educación sexual?
Olviden todo lo que saben de sexo, condones, sadomasoquismo y miren lo que dice la biología, que tiene un mensaje específico y no es el que están enseñando los educadores sexuales.
¿Pero no son expertos?
¿Expertos ellos? No saben de nada más que de condones y enfermedades de transmisión sexual.
¿Cuál es entonces el mensaje de la biología que hemos estado ignorando?
Primero, que el hombre y la mujer son muy diferentes. Luego, que por la manera en la que estamos hechos físicamente estamos diseñados para conectarnos. Nuestro cerebro anhela una conexión real y significativa con una persona especial, lo que se traduce en monogamia.  La verdad es profunda y compleja, no la puedes poner en un slogan bonito. Tienes que prepararte para oírla, pensar al respecto y reflexionar. Si están dispuestos a pensar, a hacer preguntas, van a sorprenderse con las respuestas.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Condena "contundente" Comunidades Islámicas.

Las Comunidades Islámicas en España condenan de manera “contundente” el atentado de París


Su presidente muestra la repulsa a la masacre yihadista. La Iglesia Católica pide no dejarse llevar por el odio frente a posibles reacciones islamófobas
“Riay Tatary, presidente de la Unión de Comunidades Islámicas españolas (UCIDE), en nombre de todas las comunidades islámicas de España, condena de forma contundente los atentados terroristas perpetrados en París por el Estado Islámico”, afirma a Religión Confidencial Helal-Jamal Abboshi, secretario general de esta entidad.

Riay Tatary se encontraba ayer fuera de España, según confirmó a este digital Helal-Jamal Abboshi y por esta razón, no había emitido un comunicado oficial en el día de ayer. Sin embargo, las comunidades islámicas de España esperaban que a su regreso, emitiera un comunicado de repulsa contra los atentados de París.

Tatary no se cansa de repetir que en España no hay islamofobia, pero ha reconocido que en alguna ocasión que los atentados del Estado Islámico pueden provocar reacciones anti-islámicas tanto en España como en otros países europeos. “La población española ha demostrado madurez y acogida al pueblo musulmán”, dijo durante el acto conmemorativo de la promulgación de la declaración Nostra Aetate del Concilio Vaticano II, organizado por la Conferencia Episcopal Española, como recogió Religión Confidencial.
El Papa Francisco ha mostrado su consternación por los atentados de París. Un comunicado de la oficina del Vaticano condena “del modo más radical” esta masacre “junto con el Papa y con todos los que aman la paz”. Por su parte, el arzobispo de París, el cardenal André Vingt-Trois, ha pedido a la ciudadanía que “no se deje llevar por el pánico y el odio” y que sean “constructores de paz”.
Mientras que la Iglesia Católica condena el terrorismo del Estado Islámico en París y pide moderación, algunos expertos consideran que es muy difícil contener las reacciones de rabia anti islámica, incluso entre personas que poco pueden tener de violentos.
“Estoy convencido de que los atentados de París provocarán más islamofobia en Europa”, declara a Religión Confidencial Francisco Javier Gómez Díez,
Profesor Titular del Departamento de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria y experto en la materia. Su análisis es una reflexión de lo que no pocos ciudadanos piensan en estos momentos.

“Si al grito de Ala es grande, un movimiento de fanáticos busca sembrar el terror provocando la muerte de decenas de personas, es muy difícil contener las reacciones de rabia anti islámica. La pregunta es qué puede hacerse para distinguir el Islam del terrorismo islamista y no responsabilizar a millones de musulmanes de esta violencia”.
En su opinión, es necesario que las comunidades islámicas en España condenen con más contundencia estos atentados. “Este es el principal camino para establecer una diferenciación entre el Islam y el terrorismo y, de este modo, desactivar todo el odio que contra la religión islámica se alimenta en la sociedad europea. Es necesaria la participación decidida y permanente, no sólo con ocasión de estos terribles atentados, de las autoridades religiosas islámicas en un esfuerzo por deslegitimar cualquier justificación del terrorismo”.

martes, 10 de noviembre de 2015

Origen histórico del feminismo de género

FUE PROMOVIDO POR MARXISTAS PARA APLICAR LA LUCHA DE CLASES A LA SEXUALIDAD

Lo que pocos cuentan: el origen ideológico totalitario del actual feminismo de género.

“Nos insultaban diciéndonos que éramos unas zorras, unas hijas de puta, que nos teníamos que pudrir…” Esto, aunque lo parezca, no es el relato de una escena de maltrato doméstico.
Una violenta pervesión del feminismo original
Esos insultos atrozmente machistas los sufrieron ayer mujeres de Vox en una marcha feminista en Madrid. Las insultadas, además, fueron agredidas y precisaron protección policial, y todo por el mero hecho de atreverse a cuestionar los dogmas ideológicos del feminismo de género. Entre otros lemas violentos, se corearon barbaridades como “vamos a quemar la Conferencia Episcopal“machotes a machete” y “varón, pardillo, tu boca en el bordillo”, en referencia al método con el que un nazi le destrozaba la cabeza a un joven negro en la película “American History X”. Pero ¿en qué consiste esta ideología de género o feminismo de género? Su denominación la acuñó una feminista, Christina Hoff Sommers, abiertamente opuesta a él. En su libro “Who Stole Feminism?” (¿Quién robó el feminismo?), publicado en 1994, escribió lo siguiente:
El feminismo de equidad es sencillamente la creencia en la igualdad legal y moral de los sexos.Una feminista de equidad quiere para la mujer lo que quiere para todos: tratamiento justo, ausencia de discriminación. Por el contrario, el feminismo del ‘género’ es una ideología que pretende abarcarlo todo, según la cual la mujer norteamericana está presa en un sistema patriarcal opresivo. La feminista de equidad opina que las cosas han mejorado mucho para la mujer; la feminista del ‘género’ a menudo piensa que han empeorado. Ven señales de patriarcado por dondequiera y piensan que la situación se pondrá peor. Pero esto carece de base en la realidad norteamericana. Las cosas nunca han estado mejores para la mujer que hoy conforma 55% del estudiantado universitario, mientras que la brecha salarial continúa cerrándose.”
Una manipulación del feminismo promovida desde la ultraizquierda
Ese feminismo de género, profundamente materialista y promovido inicialmente desde la extrema izquierda, quiso aplicar la tesis marxista de la lucha de clases a las relaciones sexuales, tal como explicaba una de las creadoras del feminismo radical, Shulamith Firestone (1944-2012). En su libro “La dialéctica del sexo” (1970) bebía directamente del pensamiento de Karl Marx:
Asegurar la eliminación de las clases sexuales requiere que la clase subyugada (las mujeres) se alce en revolución y se apodere del control de la reproducción; que se restaure a la mujer la propiedad sobre sus propios cuerpos, como también el control femenino de la fertilidad humana, incluyendo tanto las nuevas tecnologías como todas las instituciones sociales de nacimiento y cuidado de niños. Y así como la meta final de la revolución socialista era no sólo acabar con el privilegio de la clase económica, sino con la distinción misma entre clases económicas, la meta definitiva de la revolución feminista debe ser, a diferencia del primer movimiento feminista, no simplemente acabar con el privilegio masculino, sino con la distinción de sexos misma: las diferencias genitales entre los seres humanos ya no importarían culturalmente.”
El objetivo: acabar con la maternidad; el medio: el aborto
Pero ¿cómo acabar con esas diferencias sexuales, si sólo las mujeres pueden ser madres? Firestone lo tenía claro: “el núcleo de la opresión femenina hay que buscarlo en sus funciones procreadoras y de crianza.”. ¿Y cuál era la solución que proponía frente a esa opresión“La liberación de las mujeres de la tiranía de su biología reproductiva por todos los medios disponibles”, y esto último incluye el aborto, por supuesto. Este feminismo de género decía defender a la mujer desligándola de una facultad exclusivamente femenina -la maternidad- y enfrentándola a sus hijos, convertidos en simples obstáculos para alcanzar esa “liberación”, de forma que si hace falta, se les liquida con la aprobación de la ley y la financiación del Estado. Así se crearon las perversas y totalitarias bases ideológicas de la legalización del aborto en países democráticos.
Un proyecto de ingeniería social que se empezó a aplicar en la URSS
Esa visión nefasta y materialista de la maternidad y de las relaciones con los hijos fue promovida inicialmente por el marxismo, al que le interesaba destruir las relaciones familiares en su concepción totalitaria de la sociedad. No es casualidad que las dictaduras comunistas fuesen las más activas promotoras del aborto: el primer país que lo legalizó fue la URSS en 1920. En Cuba se legalizó en 1965, seis años después de la instauración de la dictadura castrista. A día de hoy, entre los países que más desprotegen a los niños por nacer en el mundo están dictaduras comunistas como China, Corea del Norte, Vietnam y Cuba. La promoción del aborto en esos países y también en muchos países democráticos ha generado la más absoluta irresponsabilidad de hombres y mujeres sobre los frutos de su sexualidad, pero con ciertas diferencias. Y es que las leyes creadas para permitir matar a los hijos por nacer han sido especialmente beneficiosas para los hombres que querían desentenderse de su descendencia, al convertir ésta en la consecuencia de una mera elección de la mujer y, por tanto, exclusiva responsabilidad suya. Una feminista actual, Cecilia Voss Koch, ha denunciado las consecuencias del aborto para las mujeres:
“A base de animar a la sociedad a considerar al hijo de una mujer como una especie de propiedad desechable, el aborto refuerza la imagen de la propia mujer como una propiedad disponible y como un objeto sexual reutilizable -un recurso sexual renovable. No es ninguna coincidencia que el mayor contribuyente financiero a la causa de los “derechos de aborto” sea la Fundación Playboy. Cuando el aborto está disponible para todas las mujeres, toda la responsabilidad masculina para el control de la fecundidad ha sido eliminada. Un hombre sólo necesita ofrecer a la mujer un dinero para un aborto y eso es todo: ninguna responsabilidad, ninguna relación, ningún compromiso. Y en eso estamos… ¡recicladas y utilizadas de nuevo!”
Contra las niñas por nacer y las madres en nombre del feminismo
Esa legislación perversa ha dado lugar a la matanza de más de dos millones de niños por nacer en España. Teniendo en cuenta que algo más del 48% de los recién nacidos en España son niñas, podríamos concluir que de esos dos millones, más de 960.000 eran niñas por nacer, asesinadas con el beneplácito e incluso con el aplauso del feminismo de género. Pero esta matanza de niñas no es el único efecto directo de las leyes abortistas en las propias mujeres. Hace dos años la Fundación Madrina denunciaba que nueve de cada diez mujeres españolas sufren ‘mobbing maternal’ en sus empresas, de modo que ser madre se ha convertido en un factor de exclusión social y laboral para la mujer. Y es que la desprotección de los niños por nacer va ligada a la desprotección de la maternidad. En 2009, durante un debate en el Parlamento de Galicia, una diputada socialista favorable al aborto tachó de “ultraderechista” la propuesta de ofrecer apoyo a las madres embarazadas sin recursos. En febrero de 2011, cuando el gobierno gallego aprobó definitivamente un plan de ayuda a la mujer embarazada, el PSOE descalificó la medida diciendo que pretendía “exportar a Galicia el modelo familiar de la ultraderecha”. En un tono parecido, pero en este caso en el Parlamento de Asturias, la izquierda descalificaba una iniciativa similar entre insultos a las madres, llegando el PSOE a tachar de “casi ilegal” una iniciativa para apoyar a madres embarazadas sin recursos, considerando que ofrecerles alternativas al aborto va “contra el derecho de la mujer a decidir”. Un derecho que, por lo visto, sólo deja una opción a las madres: abortar.
El siguiente objetivo a destruir: la familia
Pero al feminismo de género no le bastaba con cargarse la maternidad para alcanzar sus objetivos. Esa ideología totalitaria chocaba con la existencia de una institución social ligada a la maternidad: la familia. En la citada obra, Shulamith Firestone apelaba nuevamente a Karl Marx para justificar este proyecto feminista de ingeniería social:
“Marx intuyó la existencia de algo cuya profundidad escapaba a sus conocimientos, cuando observó que la familia contenía en sí misma -en embrión- todos los antagonismos que luego se desarrollarían a mayor escala dentro de la sociedad y el estado. A menos que la revolución arranque de cuajo la organización social básica -la familia biológica, el vínculo a través del cual la psicología del poder puede siempre subsistir clandestinamente-, el germen parasitario de la explotación jamás será aniquilado. Necesitamos una revolución sexual mucho más amplia que la socialista y, por supuesto, que la incluya- para erradicar verdaderamente todos los sistemas clasistas”.
¿Y cómo proponía destruir la familia? Pues recurriendo directamente a la ciencia-ficción para diseñar una sociedad sin familias:
La reproducción de la especie a través de uno de los sexos en beneficio de ambos sería sustituida por la reproducción artificial… La división del trabajo desaparecería mediante la eliminación total del mismo (cybernation). Se destruiría así la tiranía de la familia biológica.
Nos encontramos ya con un diseño social puramente orwelliano, que se parece peligrosamente al de la novela “1984″ y que, como el comunismo, pretende subvertir las instituciones naturales de la sociedad a golpe de ingeniería social, recurriendo a todo tipo de atropellos para lograr sus objetivos, incluso agredir a las mujeres que no están de acuerdo con ese proyecto totalitario.
Una ingeniería social que genera opresión, violencia e injusticia
Resulta alarmante comprobar hasta qué punto estas aberrantes tesis están siendo asumidas por sociedades como la nuestra, desatando la violencia contra el discrepante, la violencia contra los niños por nacer y la violencia en el seno de la familia. En este sentido, tampoco es casualidad que las leyes basadas en la ideología de género invisibilicen la violencia doméstica que sufren hombres y niños varones, y que la mera palabra de una mujer baste para detener a su pareja masculina, dando pie a la presentación de denuncias falsas y a la utilización de esta ley perversa como un método de chantaje. Recordemos que en los siete primeros años de su aplicación, los Juzgados de Violencia sobre la Mujer recibieron 1.034.613 denunciasresultando exculpados 826.616 denunciados, el 79,89%. se trata de la única ley, además, en la que el sexo es un factor a tener en cuenta en el caso de valorar si una denuncia merece ser considerada o si el culpable es reo de un delito (en el caso del varón) o de una falta (si es mujer), en una directa violación de la igualdad ante la ley y del derecho a la presunción de inocencia que proclama la Constitución. Y a estas agresiones contra derechos fundamentales, igual que pasa con la más brutal de todas -el aborto, que implica violar el derecho a vivir-, ya ni siquiera se opone la actual derecha parlamentaria, ya sea por complejo, por tibieza o por miedo a ser blanco de las iras de personas violentas como las que ayer agredieron a unas mujeres por discrepar. Con esta ingeniería social promovida por el feminismo de género no estamos consiguiendo una sociedad más libre e igualitaria, sino más opresiva, violenta e injusta. Y ya va siendo hora de decirlo alto y claro.

«Los padres no están para servir a sus hijos. No son sus súbditos»

CARLOTA FOMINAYA
«Queremos que crezcan felices, de la infancia a la adolescencia», el nuevo libro de la psicóloga infantil Silvia Álava, llega a las librerías casi por petición popular. «Tras la publicación de "Queremos hijos felices", muchos padres nos comentaron que querían saber cómo actuar con hijos más mayores. Por eso en esta nueva entrega hemos decidido centrarnos en el periodo que va comprendido entre los seis y los doce años». Así, a través de experiencias reales vistas en consulta, Álava va tratando todo aquello que causa dudas a la familia, y hace que los padres se sientan mal, fallen, pierdan la paciencia, griten o digan cosas de las que luego se arrepienten. 
-Muchos padres de hoy se ven perdidos ante tanta información de cómo educar a sus hijos.
-Los padres de hoy lo tienen más difícil que nunca. Porque se les junta que es verdad que están muy preparados a nivel profesional pero luego tienen un nivel de exigencia altísimo. A los padres de hoy en día se les exige prácticamente que sean perfectos en todas las facetas de su vida, incluida la paternidad. Pero es que la sociedad también exige a los niños que sean perfectos. Los niños desde bien pequeños ya tienen que estar apuntados a idiomas, a algún deporte, sacar unas notas estupendísimas… Creo que debemos relajarnos, intentar disfrutar de la paternidad, y que los niños disfruten de la niñez. Los padres deben ya no solo trabajar ese sentimiento de culpabilidad, sino también que somos imperfectos. Deben asumirlo. Lo van a hacer lo mejor posible, pero nunca hay que buscar ser el padre perfecto, porque el padre perfecto y la madre perfecta no existen. 
-Los niños de hoy, también parecen estar expuestos a demasiada información, y a un altísimo nivel de exigencia. Con cuatro años van a clases de chino, de equitación, de música, y de predeporte. 
-Los niños necesitan tiempo para jugar, y también necesitan tiempo para aburrirse. Hay momentos y edades para todo. Pero incluso cuando son un poquito más mayores, que ya no estamos hablando de niños pequeños, a partir de los 6 años, también necesitan un "tiempo en blanco", por así decirlo. Lo que no podemos pretender es que un niño tenga desde que se levanta hasta que se acuesta incluida toda la tarde completamente planificada de tal forma que no les sobra ningún minuto libre. Ese ritmo no hay quien lo aguante. Porque eso implica estar en una continua capacidad de atención, de organización, de planificación… no les das tiempo para distraerse un minuto con un muñeco. Los niños de hoy en día tienen que aprender a aburrirse. 
Es genial aprender a aburrirse, aprender a estar con uno mismo… Si están todo el tiempo con un adulto que les guía, les planifica la tarea, no les dejas favorecer su autonomía, no les dejas generar recursos... No decimos que los niños no tengan que hacer actividades, pero sí que hay que reservar un tiempo libre para que estén ellos solos, que aprendan a entretenerse, que aprendan a aburrirse, y a generar una serie de competencias. 
-Pero ahora todos los niños van a extraescolares. Parece que si no puede jugar en desventaja con otros niños de su entorno. 
-Respecto a esto, es importante saber que cada niño tiene una velocidad de desarrollo. Y que no le podemos comparar ni con los amigos ni con los hermanos. Eso hay que asumirlo. A lo mejor el hijo del vecino tiene otra realidad, u otras competencias diferentes. Cada niño puede tener unos puntos en los que destaque, y esto no significa que sean ni mejores ni peores. Dentro de la familia, educar no es favorecer una competición para ver qué hijo es el mejor. Cada niño tiene que hacerlo lo mejor que pueda según sus posibilidades. Y nosotros tenemos la responsabilidad de reforzar según sus posibilidades, pero no se les puede exigir a todos los niños lo mismo. Eso es una faena. Porque hay algunos que pueden dar muchísimo y otros no te pueden dar todo. Y por supuesto no puedes compararle con amiguitos o vecinos… 
-Muchas veces son ellos mismos los que a edades muy tempranas se miden con aquellos niños que les rodean de forma habitual. 
-Sí. También ocurre. Pero muchas veces los niños no entienden que los chavales con los que tratan son mayores que ellos. Y un año en un pequeño de esas edades es muchísimo, es un mundo. Sobre todo porque maduran cognitivamente como a estirones. Igual que cuando crecen en altura. En este sentido a los 6 años hay un cambio muy importante, donde la función ejecutiva se empieza a regular. Entorno a los 8 o 9 años se produce otro cambio importante. De pronto se produce ese estirón y se ve todo de golpe. De la noche a la mañana no pero si de una semana a otra. No desesperemos. Cuando se trabaja con los niños determinados aspectos de su evolución y no vemos resultados no es que no se estén consiguiendo objetivos. Es que los niños necesitan un determinado periodo de tiempo para ir asimilando el aprendizaje. 
-En el libro nos ofrecen un consejo muy básico, como es no poner etiquetas al niño. ¿Qué alternativas hay?
-El niño nunca va a funcionar bien con etiquetas. Una de las cosas en las que insistimos mucho es que en castellano existen dos verbos, ser y estar. Podemos decir "tú no eres malo; te estás portando mal, y en concreto hoy porque no has hecho los deberes, porque has gritado a tu hermano…". Debemos especificar exactamente lo que está haciendo mal en ese momento. 
¿Dónde está el límite para llevar al niño a una consulta en el psicólogo infantil?
-La consulta de psicología infantil se ha polarizado mucho. Vemos casos en los extremos, por así decirlo: Padres cuyos hijos no tienen ningún problema de salud mental, que no tienen ninguna patología ni nada clínico. Son historias que se valoran y a los que simplemente se les ayuda porque quieren aprender a hacerlo mejor. Quieren tener menos desgaste emocional en el día a día. O que ven que les está costando más toda la parte emocional del niño. O que quieren aprender sobre regulación emocional, y cómo afecta o cómo tolerar la frustración, cómo se autocontrola. No son en absoluto casos patológicos, pero que acuden a consulta porque quieren saber qué es lo que pueden hacer para mejorar. Por otro lado están los otros casos en el otro extremo, que son patologías más complicadas. Casualmente, son familias que tardan más en venir a consulta. Si que es verdad que se complica pero siempre hay un margen de reacción y un margen de mejoría, si no, no me dedicaría a esto en concreto. 
-A su juicio, ¿en qué aspecto deberíamos trabajar sí o sí todas las familias? 
-En inteligencia emocional (IE). Aunque de unos años a esta parte ya se empieza escuchar, sigue siendo un tema desconocido. Hay muchas teorías y modelos para trabajarla. A mí me gusta mucho el modelo de Salovey y Mayer, de la Universidad de Yale (EUA), que fueron los que propusieron el propio término de IE. Ellos proponen un modelo basado en cuatro habilidades: la percepción emocional, la comprensión emocional, la facilitación emocional y la regulación emocional. 
Hay muchos estudios que relacionan precisamente la regulación emocional con un factor de predicción de éxito en la vida. Y también mucha gente que piensa erróneamente que las emociones hay que suprimirlas o hay que dejar de sentirlas, cuando eso es absolutamente imposible. Tu tienes una emoción y la vas a sentir irremediablemente.
Lo que hay que hacer es aprender a regularlas. Tenemos que entender que cuando afloran en determinados momentos, esas emociones van a facilitarme las cosas, y simplemente tengo que dejarlas que fluyan, porque son apropiadas para esa situación. Si me ha pasado algo puede ser normal que surja la tristeza, y me tengo que permitir mi ratito de estar triste. Pero si yo tengo que ir a dar una conferencia o hablar en público o tengo una reunión en el trabajo y me estoy poniendo nerviosa, eso tengo que aprender a regularlo. Porque ahí los nervios y la ansiedad no me aportan nada, no me ayudan, y me van interferir en mi desempeño. 
Los niños también deben aprender a regular las emociones. Hay muchos padres que confunden regular las emociones con aceptar el estallido emocional. Si a determinada edad el niño se frustra por algo, y le permitimos una pataleta que no está ajustada a su edad, con un estallido de gritos y contestaciones, el niño volcará su frustración en los padres. 
—¿Cuál debería ser la actitud de los padres ante una pataleta de un niño de 6 o más años? 
—En ese momento no se puede dialogar, hay que decirle que se calme. El niño tiene que aprender a calmarse. El problema fundamental es que intentamos dialogar con los niños y hacerles razonar en el momento de estallido emocional, y entonces lo único que conseguimos es que la situación, por así decirlo, termine de explotar. Porque además, como padre o como madre, es muy difícil mantener la calma con un niño gritando. En ese momento hay que dejar que la situación pase, y será cuando el niño esté tranquilo, cuando realmente se pueda hablar y tratar de razonar con él. Al niño le ha podido sentar mal una cosa pero eso no le da derecho a volcar su frustración con la persona que tiene delante. Ya sea su padre, su madre o su hermano. 
-¿Qué hacemos con un niño manipulador en casa?
-Los niños manipuladores tienen muy claro su objetivo y no les importa en un determinado momento darle la vuelta a la situación para salirse con la suya. Hay que tener cuidado con los niños que tienen esa tendencia a manipular y ven que la manipulación les sale bien, porque entonces lo van a seguir haciendo. El problema es que se ven muy reforzados, porque consiguen su objetivo. Pero cuando sean un poquito más mayores, o fuera de casa, se van a dar cuenta de que la manipulación no funciona. 
Por eso nosotros insistimos tanto en el libro como en consulta que en casa se le puede querer mucho y permitirles todo, porque el amor hacia los hijos es incondicional, pero el problema es que esos niños luego tienen que salir a la sociedad y sus amigos y sus profesores no van a tener un amor incondicional hacia ellos. Los padres sí, y es genial que lo tengan porque además es su labor. Pero también lo es ayudarles a que sean capaces de regularse, de aprender unas básicas que luego le permitan ser feliz en el trabajo y en la vida.
-¿Cuáles son los síntomas más claros de baja tolerancia a la frustración? 
-Cuando algo no les sale a la primera a estos niños, o no les sale como creen que les tendría que estar saliendo, entonces se enfadan, y tiran lo que están haciendo al suelo, o tachan, y borran el dibujo. Cuando son más mayores, abandonan y se van del juego. Además se crean ellos mismos una película mental que cada vez les va bloqueando más. Por eso es muy importante que trabajen la frustración. Porque con ella no se consigue nada en la vida. Y encima, les hace sentirse francamente mal, porque cada vez es más difícil conseguir resultados. Hay que entrenar a los niños en el esfuerzo y en la constancia y en que aprendan que es raro que las cosas nos salgan bien a la primera. Que lo normal es que todos tengamos que hacerlo varias veces antes de tener éxito. Ojo, que también hay que ajustar un poco los objetivos que les pedimos.
-Los niños se pelean. ¿Cómo podemos darles alternativas, sin intervenir?
-Lo ideal es que si tienen la misma edad, es decir, si es entre iguales, que aprendan a resolverlo entre ellos sin intervención de un adulto. Porque si intervenimos, no aprenden los recursos y la próxima vez no sabrán como solucionarlo porque pensarán que ya vendrá alguien a solucionárselo. Pero eso no quita para que una vez que ya ha pasado la pelea, hablemos sobre ello, y veamos qué pasó. Para que les preguntemos: ¿Qué es lo que tú sentías? ¿Qué es lo que sentía el otro niño? ¿Por qué discutíais? ¿Cómo se te ocurre a ti que podíais arreglarlo? Si vemos que una situación es muy repetitiva, podemos intentar ensayarla y llegar en común a una solución. Lo que en psicología llamamos «role-playing». 
-Los niños de hoy tienen móvil cada vez antes. ¿Qué opina de esto? ¿Cuáles cree que deberían ser las normas en una familia? 
-Es importante que quede claro que el móvil lo pagan los padres, y que los niños entiendan desde el primer momento que no tienen derecho al móvil. Que si nos cogemos la Ley de Derechos del Niño, en ninguno de los punto o cláusulas pone que los niños tengan derecho al móvil. El móvil se lo tienen que ganar. ¿Y cómo se lo tienen que ganar? Cada familia tiene que decidir cuáles son las cosas que hay que cumplir. Si los chavales tienen que haber hecho los deberes, que haber estudiado, haber recogido la casa, ayudado a poner la mesa, a hacer la cama… que no está mal que los niños ayuden en casa y que aprendan a ser cada vez más autónomos. La familia es un equipo donde todos tienen que hacer cosas. Papá y mamá no están para servir al niño. Están para darle su amor incondicional, pero no para ser sus súbditos.

lunes, 9 de noviembre de 2015

No hagas nunca crítica negativa

Del libro "El poder oculto de la amabilidad" de Lawrence G. Lowasik
  
La crítica destructiva es una de las peores formas de faltar a la caridad: quien la lleva a cabo desprestigia, ataca, destruye y lo arruina todo. Va en contra de todo y de todo desconfía. Es la víctima de un orgullo y una envidia ocultos: embiste contra lo que hacen otros porque él no es capaz de hacerlo, o porque puede restarle la estima de los demás.
Haces crítica destructiva cuando te apresuras a echar un jarro de agua fría sobre planes y proyectos; cuando eres incapaz de reconocer que alguna tarea se está haciendo bien; y cuando no descubres ni un solo rayo de esperanza en la situación de este mundo. Tu pesimismo deja poco espacio a la esperanza y la alegría. Si solo respondes a una parte de esta descripción, acabarás convirtiéndote en una compañía ingrata aunque no expreses en voz alta tu opinión.
Restar importancia a los logros, la reputación o las habilidades de otros es una de las formas más insidiosas que adoptan el orgullo y la vanidad en el carácter de los hombres. Este defecto suele ir unido a una pretendida humildad.
No es lo mismo la costumbre de minusvalorar a los demás que la discusión rigurosa y crítica acerca de los méritos o el carácter de otros. La crítica objetiva, así como la expresión de las opiniones personales acerca de los logros ajenos, amplían la mente del hombre.
Minusvaloras a los demás si acostumbras a buscar qué cosas criticar en ellos antes de pensar en qué decir de bueno; si tiendes a encontrar más defectos a algo cuantos más elogios recibe de otros; si consideras inteligente oponerte siempre a todo, dejando ver que lo que te interesa no es la crítica sincera, sino atraer la atención sobre ti.
Benjamín Franklin, algo escaso de tacto en su juventud, llegó a ser tan diplomático en su trato con la gente que le nombraron embajador de Estados Unidos en Francia. El secreto de su éxito residía en su política de «no hablar mal de nadie, y sí de lo bueno que conozco de cada persona».
La crítica destructiva es una necedad, porque bastante tenemos con superar nuestras limitaciones para preocuparnos de que a Dios no le haya parecido conveniente repartir equitativamente el don de la inteligencia. Y es inútil, porque pone al hombre a la defensiva y suele llevarlo a intentar justificarse. Cuando estés tentado de criticar a alguien, recuerda que la crítica es como las palomas, que siempre regresan a donde las alimentan. Probablemente la persona a quien vayas a corregir y condenar se justificará y, a su vez, te condenará a ti. Noventa y nueve veces de cada cien el hombre no se critica a sí mismo, por mucho que se haya equivocado. Quien hace algo mal culpa a todo el mundo menos a él. Así actúa la naturaleza humana.
Quejarse es una forma de crítica airada que se manifiesta en una constante protesta, en un rencor y un resentimiento insistentes o en repetidas reivindicaciones. Es una de las señales infalibles de la autocompasión, de la falta de una sana generosidad de espíritu que disculpe las limitaciones ajenas. Quienes se quejan se defienden diciendo que cualquiera haría lo mismo si tuviera que soportar lo que ellos soportan.
Eres una persona quejosa si, al menos una vez al día, reivindicas lo mismo con palabras acusadoras; o si sacas a relucir el pecado o la falta cometidos hace mucho tiempo por otros cada vez que surge una disputa o un malentendido; o si rara vez pasa un día sin que te quejes de algo que te desagrada. Si tienes tendencia a quejarte, debes aprender a ser humilde, agradecido y clemente.
En tu trato con los demás, recuerda que las personas no son criaturas de la lógica, sino criaturas de la emoción, erizadas de prejuicios y movidas por el orgullo y la vanidad. No te permitas la más pequeña crítica hiriente, por muy convencido que estés de que es justificada. Despertarás un resentimiento que puede durar toda una vida.

Leyes inspiradas en Hitler y Stalin

Algunos se creen que no hay nada más moderno ni avanzado que permitir que los hijos cambien de sexo sin contar con los padres; y que el col...