Páginas vistas

viernes, 31 de diciembre de 2010

De la nostalgia a la confianza en la familia

  En vísperas de la Navidad, fiesta familiar por excelencia, se ha difundido el informe de la Fundación SM sobre “Los jóvenes españoles 2010”.  Lleno de contrastes, contiene abundantes temas de reflexión.

   Entre otros, confirma la tendencia que en cierto modo, se consolidó y creció desde el mayo de 1968 , de ver con suspicacia y desconfianza las instituciones y, especialmente las organizaciones de carácter público. No se libra lógicamente la Iglesia.
 
   Confirma también el cambio de ritmo producido respecto de la familia. La afirmación de la personalidad llevó a una hipertrofia de la independencia: la gente joven quería dejar el hogar paterno lo antes posible para “vivir su vida”. Aun por entonces, las encuestas sociológicas reflejaban la nostalgia de las nuevas generaciones ante la propia familia.

   Ahora el enfoque es distinto, tal vez como consecuencia de una cierta desesperanza global en el futuro, del miedo al porvenir, de la incertidumbre ante la asunción de posibles compromisos. Por ahí se explica el tránsito de la nostalgia hacia la confianza.
 
   Según el informe de SM, el 63,9% de los encuestados piensa que “a la mayoría de la gente, le preocupa poco lo que les pasa a los que están a su alrededor”. Pero no lo ven como algo negativo, sino más bien normal, porque más de la mitad considera que lo mejor es no confiar demasiado en los otros. Lo que más les importa es la familia, la salud y los amigos.
 
   El estudio no quiere valorar comportamientos, sino intencionalidades. Por eso, afloran con relativa facilidad las contradicciones. Se afirma mayoritariamente que lo primero es la familia, pero alcanza 6,8 sobre 10 la aceptación de que una mujer sin relación estable decida tener un hijo. El individualismo de fondo se manifiesta en la actitud ante las rupturas matrimoniales: el 52% justifica en todos los casos el divorcio, y el 36,4 admite la infidelidad en algunos casos (menos mal que el 47,7% no la justifica nunca). Eso sí, el 73% rompería el vínculo con su pareja en caso de infidelidad.
 
   A pesar de todo, los jóvenes están a gusto en la propia familia, tal vez porque reciben mucho, sin grandes responsabilidades. Quizá esto explica que el 70% de los encuestados encuentre en su familia un “modelo democrático”, que sólo entra en conflicto ante la participación en las tareas domésticas, los resultados en los estudios o los horarios, especialmente nocturnos.
 
   La familia es más fuerte que todas las crisis, porque es el gran lugar del afecto, de la convivencia, de la fiesta: el sitio donde uno se siente bien, y se encuentra a sí mismo. A pesar de las profundas transformaciones culturales, no ha cambiado la imagen de pan, amor y fantasía de los años cincuenta. La familia sigue asociada a la alegría, a la risa, al descanso, a los llantos y caricias de los niños, de modo particular en Navidades. Las discusiones forman parte también de su encanto, como la intimidad o los recuerdos compartidos. Si no existiera la familia, habría que inventarla.
 
Algo semejante sucede con el matrimonio, incluido el religioso. En la encuesta que comento, y a pesar de tantas noticias de prensa, se observa el deseo de encontrar el amor verdadero con vocación de permanencia, bendecido por la Iglesia. Porque, frente a quienes se angustian con el declive de la familia tradicional ante la promoción de otros modelos, también desde el ordenamiento jurídico, se impone aceptar la juvenil confianza en esa realidad imperecedera de la familia.
 
   No se puede olvidar que la liturgia católica dedica un día a la Sagrada Familia en el tiempo de Navidad. Dentro del misterio de lo espiritual, reconoce un hecho histórico: la Encarnación del Verbo,  el Nacimiento de Jesús, sucede en una Familia. La irrupción de lo eterno en el tiempo es algo tan sencillo y real como el acogimiento de la segunda Persona de la Trinidad por unos padres humildes de Palestina.

Si el cristiano se comporta como cristiano, convence

Portavoz de la Santa Sede durante más de 20 años tuvo una gran cercanía con Juan Pablo II. De él destaca «su insistencia en que la fe se haga cultura, transformando las realidades temporales. Basta con que el cristiano se comporte como tal…»
Almudi.org - "Si el cristiano se comporta..."Incluimos algunos extractos de la conferencia de Joaquín Navarro-Valls en la clausura del XII Congreso “Católicos y vida pública”, que tuvo lugar en Madrid el pasado 19 de noviembre de 2010.
La situación contemporánea nos lleva inevitablemente a los orígenes de la cristiandad. Después de decenios, quizá siglos, en los que cristianos han tratado de defender las sociedades occidentales de la descristianización de la cultura, hoy, encontrándose en una situación que podríamos denominar neopagana, la fe no puede jugar a la defensiva. Ya no es una tradición que haya que salvaguardar, sino una perspectiva de vida futura que hay que recrear, construir… La pregunta no es si el cristianismo sabrá sobrevivir, sino si la fe cristiana podrá expandirse de nuevo como hace dos mil años.
      ¿Cómo comunicar al mundo de hoy la realidad cristiana? Los primeros cristianos sabían comunicar bastante bien sin licenciaturas en Ciencias de la Comunicación. Ni siquiera tenían una cultura particularmente elaborada, pero fueron ellos quienes vencieron la batalla cultural y comunicativa de entonces. Porque cuando el cristiano se comporta como cristiano, convence siempre. Una persona con convicciones posee una potencia infinitamente superior a la de quien tiene sólo intereses. El cristianismo, desde este punto de vista, es sobre todo un modo de vivir, que mientras vive y mientras goza la vida, la razona, la explica, hace evidente toda su congruencia interna...
      Hay que ir a Jesús de Nazaret. Pero sólo hay un camino que conduzca a Él: la conversación personal en los ámbitos sacramental y de la oración. Para la mayoría de nosotros la oración es una obligación.
      Para Juan Pablo II era otra cosa, no era nunca una obligación a determinadas horas del día, sino una necesidad. Esto sirve para ilustrar la raíz de la que crece toda la misión del cristiano: la unión con Quien da al cristiano su misión propia. Si no, no podemos hablar de misión del cristiano, sino de la misión de Joaquín Navarro o de Pepito. Si la misión me viene de otro, yo no puedo dejarme de la mano de ese otro.
Lo que tienen en común
      Juan Pablo II repitió en varias ocasiones que la síntesis entre cultura y fe no es sólo una exigencia de la cultura, sino también de la fe. Una fe que no se hace cultura es una fe no del todo acogida, no completamente pensada, no fielmente vivida. Condensaba él en esas líneas toda su experiencia humana de creyente y de Pontífice, pero también de intelectual. Cuando, por ejemplo, el Génesis nos habla de la creación del hombre y de su semejanza divina, ese dato es capaz de engendrar toda una cultura, toda una antropología que ha de ser elaborada, madurada desarrollada de un modo racional y científico. Y es cultura aceptar que, como consecuencia de aquella semejanza, el rastro de Dios en el mundo somos nosotros mismos. Se hace también cultura cada vez que, en la vida ordinaria, tratamos a las personas en el único modo justo y consecuente con aquel dato de nuestro origen divino.
      He tenido el don de haber conocido a tres santos: a san Josemaría, al Siervo de Dios Juan Pablo II y a la Beata Madre Teresa. Para mí ha sido inevitable preguntarme si estas personas tan distintas tienen algo en común. La conclusión a la que he llegado es que lo común era el buen humor, un buen humor extraordinario, contagioso, que hacía reír hasta en ocasiones en las que parecía obligado llorar. Ese buen humor no era producto de una psicología festiva, sino que se apoyaba en algo mucho más consistente, que permea el carácter humano, convirtiendo al hombre en sembrador de alegría.
      Quien cree que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza no tiene motivo nunca de perder el buen humor. Ésa es la seguridad que no puede faltar en un cristiano que realiza su misión en el mundo de hoy, convencido de que el final es un happy end

sábado, 25 de diciembre de 2010

Homilía del Papa en la Nochebuena 2010


Homilía del Papa en la Nochebuena 2010
Homilía del Papa en la Nochebuena 2010
Queridos hermanos y hermanas

«Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy». La Iglesia comienza la liturgia del Noche Santa con estas palabras del Salmo segundo. Ella sabe que estas palabras pertenecían originariamente al rito de la coronación de los reyes de Israel. El rey, que de por sí es un ser humano como los demás hombres, se convierte en «hijo de Dios» mediante la llamada y la toma de posesión de su cargo: es una especie de adopción por parte de Dios, un acto de decisión, por el que confiere a ese hombre una nueva existencia, lo atrae en su propio ser. La lectura tomada del profeta Isaías, que acabamos de escuchar, presenta de manera todavía más clara el mismo proceso en una situación de turbación y amenaza para Israel: «Un hijo se nos ha dado: lleva sobre sus hombros el principado» (9,5). La toma de posesión de la función de rey es como un nuevo nacimiento.

Precisamente como recién nacido por decisión personal de Dios, como niño procedente de Dios, el rey constituye una esperanza. El futuro recae sobre sus hombros. Él es el portador de la promesa de paz. En la noche de Belén, esta palabra profética se ha hecho realidad de un modo que habría sido todavía inimaginable en tiempos de Isaías. Sí, ahora es realmente un niño el que lleva sobre sus hombros el poder. En Él aparece la nueva realeza que Dios establece en el mundo. Este niño ha nacido realmente de Dios. Es la Palabra eterna de Dios, que une la humanidad y la divinidad. Para este niño valen los títulos de dignidad que el cántico de coronación de Isaías le atribuye: Consejero admirable, Dios poderoso, Padre por siempre, Príncipe de la paz (9,5). Sí, este rey no necesita consejeros provenientes de los sabios del mundo.

Él lleva en sí mismo la sabiduría y el consejo de Dios. Precisamente en la debilidad como niño Él es el Dios fuerte, y nos muestra así, frente a los poderes presuntuosos del mundo, la fortaleza propia de Dios.

A decir verdad, las palabras del rito de coronación en Israel eran siempre sólo ritos de esperanza, que preveían a lo lejos un futuro que sería otorgado por Dios. Ninguno de los reyes saludados de este modo se correspondía con lo sublime de dichas palabras. En ellos, todas las palabras sobre la filiación de Dios, sobre su designación como heredero de las naciones, sobre el dominio de las tierras lejanas (Sal 2,8), quedaron sólo como referencia a un futuro; casi como carteles que señalan la esperanza, indicaciones que guían hacia un futuro, que en aquel entonces era todavía inconcebible.

Por eso, el cumplimiento de la palabra que da comienzo en la noche de Belén es a la vez inmensamente más grande y —desde el punto de vista del mundo— más humilde que lo que la palabra profética permitía intuir. Es más grande, porque este niño es realmente Hijo de Dios, verdaderamente «Dios de Dios, Luz de Luz, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre». Ha quedado superada la distancia infinita entre Dios y el hombre. Dios no solamente se ha inclinado hacia abajo, como dicen los Salmos; Él ha «descendido» realmente, ha entrado en el mundo, haciéndose uno de nosotros para atraernos a todos a sí.

Este niño es verdaderamente el Emmanuel, el Dios-con-nosotros. Su reino se extiende realmente hasta los confines de la tierra. En la magnitud universal de la santa Eucaristía, Él ha hecho surgir realmente islas de paz. En cualquier lugar que se celebra hay una isla de paz, de esa paz que es propia de Dios. Este niño ha encendido en los hombres la luz de la bondad y les ha dado la fuerza de resistir a la tiranía del poder. Él construye su reino desde dentro, partiendo del corazón, en cada generación. Pero también es cierto que no se ha roto la «vara del opresor».

También hoy siguen marchando con estruendo las botas de los soldados y todavía hoy, una y otra vez, queda la «túnica empapada de sangre» (Is 9,3s). Así, forma parte de esta noche la alegría por la cercanía de Dios. Damos gracias porque el Dios niño se pone en nuestras manos, mendiga, por decirlo así, nuestro amor, infunde su paz en nuestro corazón. Esta alegría, sin embargo, es también una oración: Señor, cumple por entero tu promesa. Quiebra las varas de los opresores.

Quema las botas resonantes. Haz que termine el tiempo de las túnicas ensangrentadas. Cumple la promesa: «La paz no tendrá fin» (Is 9,6). Te damos gracias por tu bondad, pero también te pedimos: Muestra tu poder. Erige en el mundo el dominio de tu verdad, de tu amor; el «reino de justicia, de amor y de paz».

«María dio a la luz a su hijo primogénito» (Lc 2,7). San Lucas describe con esta frase, sin énfasis alguno, el gran acontecimiento que habían vislumbrado con antelación las palabras proféticas en la historia de Israel. Designa al niño como «primogénito». En el lenguaje que se había ido formando en la Sagrada Escritura de la Antigua Alianza, «primogénito» no significa el primero de otros hijos. «Primogénito» es un título de honor, independientemente de que después sigan o no otros hermanos y hermanas. Así, en el Libro del Éxodo (Ex 4,22), Dios llama a Israel «mi hijo primogénito», expresando de este modo su elección, su dignidad única, el amor particular de Dios Padre. La Iglesia naciente sabía que esta palabra había recibido una nueva profundidad en Jesús; que en Él se resumen las promesas hechas a Israel.

Así, la Carta a los Hebreos llama a Jesús simplemente «el primogénito», para identificarlo como el Hijo que Dios envía al mundo después de los preparativos en el Antiguo Testamento (cf. Hb 1,5-7). El primogénito pertenece de modo particular a Dios, y por eso —como en muchas religiones— debía ser entregado de manera especial a Dios y ser rescatado mediante un sacrificio sustitutivo, como relata san Lucas en el episodio de la presentación de Jesús en templo. El primogénito pertenece a Dios de modo particular; está destinado al sacrificio, por decirlo así.

El destino del primogénito se cumple de modo único en el sacrificio de Jesús en la cruz. Él ofrece en sí mismo la humanidad a Dios, y une al hombre y a Dios de tal modo que Dios sea todo en todos. Pablo ha ampliado y profundizado la idea de Jesús como primogénito en las Cartas a los Colosenses y a los Efesios: Jesús, nos dicen estas Cartas, es el Primogénito de la creación: el verdadero arquetipo del hombre, según el cual Dios ha formado la criatura hombre. El hombre puede ser imagen de Dios, porque Jesús es Dios y Hombre, la verdadera imagen de Dios y el Hombre. Él es el primogénito de los muertos, nos dicen además estas Cartas. En la Resurrección, Él ha desfondado el muro de la muerte para todos nosotros.

Ha abierto al hombre la dimensión de la vida eterna en la comunión con Dios. Finalmente, se nos dice: Él es el primogénito de muchos hermanos. Sí, con todo, Él es ahora el primero de más hermanos, es decir, el primero que inaugura para nosotros el estar en comunión con Dios. Crea la verdadera hermandad: no la hermandad deteriorada por el pecado, la de Caín y Abel, de Rómulo y Remo, sino la hermandad nueva en la que somos de la misma familia de Dios. Esta nueva familia de Dios comienza en el momento en el que María envuelve en pañales al «primogénito» y lo acuesta en el pesebre.

Pidámosle: Señor Jesús, tú que has querido nacer como el primero de muchos hermanos, danos la verdadera hermandad. Ayúdanos para que nos parezcamos a ti. Ayúdanos a reconocer tu rostro en el otro que me necesita, en los que sufren o están desamparados, en todos los hombres, y a vivir junto a ti como hermanos y hermanas, para convertirnos en una familia, tu familia.

El Evangelio de Navidad nos relata al final que una multitud de ángeles del ejército celestial alababa a Dios diciendo: «Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que Dios ama» (Lc 2,14). La Iglesia ha amplificado esta alabanza, que los ángeles entonaron ante el acontecimiento de la Noche Santa, haciéndola un himno de alegría sobre la gloria de Dios. «Por tu gloria inmensa, te damos gracias». Te damos gracias por la belleza, por la grandeza, por la bondad de Dios, que en esta noche se nos manifiestan. La aparición de la belleza, de lo hermoso, nos hace alegres sin tener que preguntarnos por su utilidad. La gloria de Dios, de la que proviene toda belleza, hace saltar en nosotros el asombro y la alegría. Quien vislumbra a Dios siente alegría, y en esta noche vemos algo de su luz.

Pero el mensaje de los ángeles en la Noche Santa habla también de los hombres: «Paz a los hombres que Dios ama». La traducción latina de estas palabras, que usamos en la liturgia y que se remonta a Jerónimo, suena de otra manera: «Paz a los hombres de buena voluntad». La expresión «hombres de buena voluntad» ha entrado en el vocabulario de la Iglesia de un modo particular precisamente en los últimos decenios. Pero, ¿cuál es la traducción correcta? Debemos leer ambos textos juntos; sólo así entenderemos la palabra de los ángeles del modo justo. Sería equivocada una interpretación que reconociera solamente el obrar exclusivo de Dios, como si Él no hubiera llamado al hombre a una libre respuesta de amor.

Pero sería también errónea una interpretación moralizadora, según la cual, por decirlo así, el hombre podría con su buena voluntad redimirse a sí mismo. Ambas cosas van juntas: gracia y libertad; el amor de Dios, que nos precede, y sin el cual no podríamos amarlo, y nuestra respuesta, que Él espera y que incluso nos ruega en el nacimiento de su Hijo. El entramado de gracia y libertad, de llamada y respuesta, no lo podemos dividir en partes separadas una de otra.

Las dos están indisolublemente entretejidas entre sí. Así, esta palabra es promesa y llamada a la vez. Dios nos ha precedido con el don de su Hijo. Una y otra vez, nos precede de manera inesperada. No deja de buscarnos, de levantarnos cada vez que lo necesitamos. No abandona a la oveja extraviada en el desierto en que se ha perdido. Dios no se deja confundir por nuestro pecado. Él siempre vuelve a comenzar con nosotros. No obstante, espera que amemos con Él.

Él nos ama para que nosotros podamos convertirnos en personas que aman junto con Él y así haya paz en la tierra.

Lucas no dice que los ángeles cantaran. Él escribe muy sobriamente: el ejército celestial alababa a Dios diciendo: «Gloria a Dios en el cielo... » (Lc 2,13s). Pero los hombres siempre han sabido que el hablar de los ángeles es diferente al de los hombres; que precisamente esta noche del mensaje gozoso ha sido un canto en el que ha brillado la gloria sublime de Dios. Por eso, este canto de los ángeles ha sido percibido desde el principio como música que viene de Dios, más aún, como invitación a unirse al canto, a la alegría del corazón por ser amados por Dios. Cantare amantis est, dice Agustín: cantar es propio de quien ama.

Así, a lo largo de los siglos, el canto de los ángeles se ha convertido siempre en un nuevo canto de amor y alegría, un canto de los que aman. En esta hora, nosotros nos asociamos llenos de gratitud a este cantar de todos los siglos, que une cielo y tierra, ángeles y hombres. Sí, te damos gracias por tu gloria inmensa. Te damos gracias por tu amor. Haz que seamos cada vez más personas que aman contigo y, por tanto, personas de paz.

Amén.
 

viernes, 24 de diciembre de 2010

Ese Niño que nació aquella noche


¿Qué pasó con los moradores de Belén? José llama a las puertas. Una detrás de otra se van abriendo, y la escena se repite con excusas más o menos bien compuestas: hay mucha gente en Belén por el edicto del Cesar..., está todo lleno..., lo siento mucho, pregunte en otra casa.  Lo cierto es que lo que veían sus ojos era un matrimonio joven con una chica que va a ser madre, a punto de dar a luz. ¡Qué contrariedad! ¡Cuántas molestias! ¡No es mi problema! Además parecen pobres. No podremos ni dormir, ni ganar. ¡Que no hubiesen venido! 

Y  les cierran las puertas de sus casas y de sus corazones. Si Jesus se hubiese manifestado como rey majestuoso no habría ninguna dificultad. Si hubiesen pensado con caridad, ante una necesidad extrema, hasta sus mismas camas y casas se podían haber desocupado para la embarazada que, sorprendentemente, no llora ni pierde la paz,... El egoísmo no deja ver más allá de las propias conveniencias. El egoísmo impide una visión de fe,  incluso, una actuación más humana.

Los pastores sí supieron ver. La vida les ha llevado por senderos duros. Han aprendido a ser humildes por necesidad. Y por lo que se ve no se rebelan contra la vida que les lleva en el invierno a cuidar de noche los rebaños de otros, porque no se puede descuidar esa tarea. Sólo los más débiles socialmente se pueden dedicar a esa tarea ingrata. Y ahí les llama Dios para que sean los testigos privilegiados del Nacimiento del Salvador. Se cumple que son los primeros aquellos que eran considerados los últimos. Los pastores sabrán ver a Aquél que será el Pastor bueno de las almas. Podían haberse pensado:  ¡cómo va a nacer el Rey de Israel en un pesebre?  Pero la luz se hizo  para los corazones humildes. No en vano Dios se vuelca en los humildes y resiste a los soberbios.

Un ángel del Señor -cuenta el Evangelista Lucas- se presentó ante ellos y la gloria del Señor los envolvió en su resplandor. Temieron mucho. Y el ángel les dijo: No temáis. Pues os anuncio una gran alegría, que será para todo el pueblo: os ha nacido hoy un Salvador, quie es el Cristo Señor, en la ciudad de David; y ésta será la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y reclinado en un pesebre. Y de repente apareció con el angel una multitud del ejercito celestial, que alababa a Dios y decía: Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad.  Cuando los ángeles se retiraron de ellos hacia el cielo, los pastores se decían entre sí: Vayamos, pues, a Belén, y veamos este suceso que ha tenido lugar y que el Señor nos hamanifestado . Y fueron con prisa y en contraron a María y a José y al Niño reclinado en el pesebre.....Los pastores se volvieron, glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían visto y oído, conforme con lo que se les había anunciado.

Pero ¿Qué habían visto? Un Niño recién nacido, en brazos de su madre en un establo.  Siempre que hay buenas disposiciones, Dios se da a conocer, porque está deseando darse a conocer; y nos concede la fe, y nos aumenta la fe.

Así nosotros, Dios Llamará a nuestra puerta pidiendo ayuda. Cuando en realidad viene a ayudarnos.

MUY FELICES NAVIDADES 

lunes, 20 de diciembre de 2010

El libro del Papa “Luz del mundo” ya es un “bestseller” en España



75.000 ejemplares vendidos en menos de tres semanas

El libro-entrevista de Benedicto XVI Luz del Mundo ha vendido 75.000 ejemplares en España en menos de tres semanas desde que saliera a la venta el pasado 24 de noviembre.

La editorial Herder informó a ZENIT que en estos momentos está a punto de lanzar la séptima impresión en castellano y la tercera en catalán. El libro ha sido traducido ya a 16 idiomas y se preparan otras traducciones.

En Alemania se han vendido 200.000 ejemplares tres semanas; 150.000 en Italia y 75.000 de las ediciones inglesa y francesa.

“Para muchos libreros, está siendo el libro de estas Navidades y, con mucha probabilidad, el libro del año en materia religiosa”, indica un comunicado de la editorial Herder.

La editorial que tiene los derechos del libro en lengua española considera que “este éxito de ventas demuestra que el libro es un excelente medio de comunicación del Papa con los cristianos de todo el mundo”.

Benedicto XVI escribió el libro en alemán y desde el Vaticano se distribuyó el manuscrito a las editoriales de todo el mundo que, en tan sólo 4 semanas, llevaron a cabo el proceso de traducción.

Roberto Bernet, teólogo licenciado por la facultad de Teología de Münster (Westfalia, Alemania), se encargó de la traducción, que posteriormente fue revisada por tres correctores.

El periodista que realizó el libro-entrevista, el alemán Peter Seewald, destaca en el prefacio del libro que “nunca antes en la historia de la Iglesia un pontífice había respondido preguntas en la forma de una entrevista directa y personal”.

Luz del mundo es el resultado de seis horas de entrevista con el Papa realizada el pasado mes de julio en Castel Gandolfo.

Benedicto no modificó sus respuestas al autorizar el texto, sino que “sólo introdujo correcciones de menor importancia donde consideró necesarias precisiones de contenido”, explica Seewald.

Para el periodista, “cuando se le escucha de ese modo y se está sentado frente a él, se percibe no sólo la precisión de su pensamiento y la esperanza que proviene de la fe, sino que se hace visible de forma especial un resplandor de la Luz del mundo, del rostro de Jesucristo, que quiere salir al encuentro de cada ser humano y no excluye a nadie”.

“En la crisis de la Iglesia, se cifra para él una enorme oportunidad, la de redescubrir lo auténticamente católico -añade Seewald-. Para él la tarea es mostrar a las personas a Dios y decirles la verdad.

Por su parte, el editor en lengua española, Raimund Herder, destacó que “los esfuerzos para conseguir publicar la edición española y catalana de Luz del Mundo han dado sus frutos ya que las palabras del Papa están llegando a sus lectores”.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Aumenta la discriminación de cristianos en Europa




VIENA, 17 de diciembre de 2010 (C-FAM) El asesinato de un obispo católico en Turquía, multas por 100 mil euros y exclusión de la función pública son sólo algunos de los actos de discriminación e intolerancia que afectan a los cristianos en Europa.
Una agrupación vienesa recientemente publicó un informe que cita decenas de casos de intolerancia y discriminación contra cristianos, y formula una serie de recomendaciones correctivas para los gobiernos europeos y para la Unión Europea.
El informe caracteriza a la discriminación como la intromisión en los derechos fundamentales de una persona a la libertad de expresión, de conciencia y de culto. Además, define la intolerancia como las instancias en que los cristianos o las expresiones de cristiandad son marginadas, particularmente en la vida pública.
El documento narra la historia del presidente de la Conferencia Episcopal turca, Luigi Padovese, quien fue apuñalado mortalmente en su hogar por su chofer. También, el hecho de que el gobierno español impuso una multa de 100 mil euros a un anunciante por publicar una serie de propagandas que favorecían a la familia y se oponían a los estilos de vida homosexuales, y que se retiró la nominación para comisionado de la UE del político italiano Rocco Buttiglione por los ataques en contra de sus creencias católicas acerca de la homosexualidad.
El reporte dice que, en lo que atañe a la discriminación, deben crearse leyes que respeten la libertad de culto, de expresión y de conciencia. El grupo demanda la preservación jurídica de los derechos fundamentales donde ya existe la discriminación legal de los cristianos.
El informe afirma: «No consideramos la ley como una herramienta educativa para que los maleducados se conviertan en caballeros». En vez de pedir que los derechos específicos sean la letra de la ley, el reporte demanda medidas políticas blandas, como campañas de concientización para exponer el fenómeno, y un tratamiento equitativo por parte de los medios.
Asimismo, recomienda a los gobiernos europeos que muestren absoluto respeto por las libertades fundamentales, que reconozcan y condenen la intolerancia y la discriminación en contra de los cristianos para asegurar su completa participación en la vida pública, y que vigilen y recaben datos oficialmente para asegurar la toma de conciencia pública. Además, aconseja a la Unión Europea que adopte medidas similares y que se asegure de respetar la autonomía de las iglesias, según lo establece el Tratado de Lisboa.
Durante su visita al Reino Unido, el Papa Benedicto XVI definió a la discriminación de los cristianos como una cuestión seria en Europa. «No puedo menos que manifestar mi preocupación ante la creciente marginación de la religión, particularmente del cristianismo, que está ocurriendo en algunas partes, aun en naciones que enfatizan fuertemente la tolerancia. Hay quienes apoyarían que la voz de la religión fuera silenciada, o al menos relegada a la esfera meramente privada», dijo.
El Observatorio sobre la Intolerancia y la Discriminación de los Cristianos en Europa publicó el informe, en el que se cubre un lapso de cinco años, como un paso hacia una solución del creciente fenómeno.
El informe completo y el sitio web del observatorio registran más de 200 casos.
Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

sábado, 11 de diciembre de 2010

"There be dragons", una gran película



 

 Por Anibal Cuevas

Hace unos días el productor de "There be dragons", la última película de Ronald Joffé , me invitó a un pase previo. Ya está circulando por la red que se trata de la respuesta del Opus Dei a Dan Brown, me da la impresión de que esta fórmula garantiza el éxito de la película.

Quedan cuatro meses para que se estrene en todo el mundo y tiempo habrá de hablar y escribir sobre ella. Como he visto la película, puedo ya opinar sin caer en especulaciones y rumores.
Se trata de una gran superproducción, una película épica como le gusta repetir a su productor, Ignacio Gómez Sancha. Sin duda está al nivel de "La Misión" y "Killing fields",  las grandes películas de Joffé. Como hizo en La Misión, Joffé utiliza la vida de dos personas, una de ellas real y otra ficticia, para desarrollar su idea de los dragones que todos sufrimos en mayor o menor medida: el odio, las pasiones, las envidias, los celos ..... y frente a ellos el amor, la entrega a los demás, la humildad, la lucha en lo pequeño y concreto en tantas virtudes por las que merece la pena luchar y que nos llevan a ser mejores.
La película está basada en hechos reales de la vida del Fundador del Opus Dei, aunque hace una libre adaptación de muchos de ellos. No se trata ni mucho menos de una biografía, San Josemaría no es el personaje principal sino uno más. Estamos ante una gran producción con una estupenda banda sonora y un gran trabajo en cuanto a decorados, exteriores, ambientación, vestuario.
¿Es There be Dragons" la película del Opus Dei? Esa es la pregunta, pero no vamos a quemar todos los cartuchos ahora. Tiempo tendremos de escribir y rebatir, de momento le pongo el I de primera parte. Lo que si hago desde ya es recomendarla a todos los que les guste el buen cine.

martes, 7 de diciembre de 2010

Agnósticos y Católicos: Vamos a tratarnos bien…


Ha pasado un mes desde la visita del Papa a España, donde convivimos ciudadanos católicos que queremos difundir libremente nuestra fe, proponiendo, no imponiendo y laicistas que querrían verla erradicada o al menos arrinconada en la vida privada de cada ciudadano. Este es un dato ante el que no se puede cerrar los ojos.

Benedicto XVI, el Papa de la razón, no tiene miedo a entrar a los temas más controvertidos, y éste no fue una excepción; antes de llegar a nuestro país constató que “este enfrentamiento entre fe y modernidad, ambos muy vivaces, hoy se realiza nuevamente en España”. Y animó a resolverlo positivamente: “por eso, para el futuro de la fe y del encuentro -¡no el desencuentro!, sino encuentro- entre fe y laicidad tiene un foco central también en la cultura española”.
Sin embargo, el laicismo destacó, del encuentro con los periodistas en el avión la analogía del anticlericalismo actual con el de los años 30, sin hacer caso a la llamada del Papa a entenderse. En los años 30 hubo un anticlericalismo que llegó a extremos criminales y el actual, por fortuna, se queda con frecuencia en insultos en los medios y en el deseo de excluir de la vida pública cualquier manifestación de la religión, eso sí, de un modo más civilizado. Y, como en los años 30, se echa de menos que las personas con autoridad real o moral condenen insultos a católicos que bajo ningún concepto se tolerarían contra otros colectivos. La sociedad ha avanzado en bastantes aspectos de civilización y convivencia; también los partidos de izquierda de aquellos años. Un efecto colateral bueno de la interpretación de las palabras de Benedicto XVI es que se habló de la quema de Iglesias y asesinato de curas, un tema tabú del laicismo que siempre ha querido ocultar como barbarie imposible de contener (aunque nunca castigada) por la legalidad republicana y de la que sería culpable la propia Iglesia por no saber conectar con el pueblo y alinearse con las clases pudientes.

Hay que recordar además que el Papa cuando habla se dirige en especial a los católicos y por tanto, también nos pide ese esfuerzo de encuentro entre fe y laicidad, como ya dijo en su viaje a Chequia, al hablar del diálogo intelectual entre agnósticos y creyentes: “Ambos tienen necesidad del otro: el agnóstico no puede contentarse con no saber si Dios existe o no, debe estar en búsqueda y experimentar la gran herencia de la fe; el católico no puede contentarse con tener fe, debe estar en búsqueda de Dios, es más, en el diálogo con los demás vuelve a descubrir a Dios de manera más profunda”

Dialogar no supone ceder en convicciones para llegar a una solución de compromiso. Es, más bien, mejorar en el modo de tratarnos, vivir “como una sola familia”, como dijo al final de su viaje.
Dos no se pelean si un no quiere. Y me parece que en general los católicos no queremos bronca y frente a cierto laicismo agresivo, defendemos una laicidad serena.

Pongo un par de ejemplos de laicismo en este último mes que no ayudan a la convivencia, al diálogo o a la mutua comprensión.

Un diario nacional titulaba así una noticia de la visita del Papa: Gais y católicos se insultan al paso del papamóvil. Al ver el titular lamenté que algunos católicos hubieran caído en el absurdo de la confrontación. Pero al leer la noticia, como el redactor recogió los gritos literales de unos y otros comprobé que las contestaciones al gesto de los gays no tenía nada de insulto. Los insultos (de verdad) vinieron de algunos gays, pese a que la consigna era solo besarse y evitar los "insultos, pancartas, banderas y cualquier tipo de respuesta a provocaciones o agresiones físicas o verbales", decía la convocatoria gritaron. “La iglesia que ilumina es la que arde" o "Bote, bote, bote, pederasta el que no bote". La respuesta de los imprecados fueron estos “insultos”: "Nosotros os queremos","esta es la juventud del Papa", o incluso cantaron el "Qué viva España", de Manolo Escobar. A nadie le gusta que deseen que arda tu Iglesia o que te llamen pederasta y a pesar de todo, en vez de insultar, dieron una respuesta heroicamente pacífica. No se puede decir que el titular “Gais y católicos se insultan al paso del papamóvil” sea muy honesto.

Otro ejemplo de un diálogo imposible: Un grupo de catedráticos y profesores de la Universidad de Granada organiza un ciclo de conferencias “Temas de actualidad”, y entre los temas habla un obispo sobre “Seguidores de Cristo y constructores de la cultura de la vida”
La cosa ha herido a otro grupo de profesores que se lamenta de que en la Universidad haya contenidos católicos en una actividad universitaria y que se hagan “afirmaciones anticientíficas” contrarias a lo que se está explicando en sus aulas y ponen como ejemplo afirmar la compatibilidad entre evolución y creación, algo que defienden millares de científicos en todo el mundo. Lo curioso es que encabeza este manifiesto laico el mismo profesor que invitó a la misma Universidad a Leo Bassi, para decir ofensas directas a la religión o que se lamentó que se retirara una exposición ofensiva a los sentimientos de los católicos.
Según ellos, en la Universidad y con fondos públicos, con la libertad de cátedra se puede opinar prácticamente de todo (se puede defender el anarquismo, el comunismo estalinista, la Cuba “feliz” de Fidel Castro) con excepción de la religión, salvo que sea para atacarla. Curioso.

Hay más ejemplos en este mes: impedir al Cardenal Rouco hablar en la Universidad Complutense, videos ofensivos a los católicos en La Sexta, etc.

Hay que seguir luchando por el diálogo, a pesar de las pegas que ponen algunos. La posición de la Iglesia acaba siendo necesariamente defensiva porque no casa con el Evangelio la revancha, el ojo por ojo, ni el odio. Benedicto XVI propone la razón frente al prejuicio, una razón iluminada con la fe y acompañada con el corazón. Cuando alguien me dice que Benedicto XVI es muy radical le suelo preguntar qué libros o artículos de Josef Ratzinger ha leído. Suelo hacer esa pregunta retóricamente, porque no se trata de humillar a nadie (casi nadie a leído casi nada), sino de tener elementos de juicio. Y no pretendo que la gente lea profusos tratados de teología. Cualquiera que haya leído los discursos, las encíclicas o las entrevistas que se han publicado en forma de libros, puede constatar que el Papa actual habla con una claridad magistral.

Se echan en falta debates públicos, educados y polémicos como los que había entre Bernard Shaw y Chesterton. Fueron enriquecedores y creativos. Pero creo que hay laicistas a los que no les gustarían porque es hablar de Dios en público y por hay no pasan.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Bernard-Henri Lévy: "hay que defender a los cristianos"

Bernard_hery_levi
   
   El Corriere della Sera publicó hace unos días un artículo ( Descargar .pdf) del pensador ateo Bernard-Henri Lévy, co-fundador de SOS racismo, en el que comienza diciendo que "los cristianos forman, a escala planetaria, la comunidad perseguida de modo más constanteviolento impune".
Frase que -comenta el mismo Lévy- "ha provocado cierta agitación por aquí y por allá... Y sin embargo"... tras analizar las situaciones que conoce, concluye que "hoy hay que defender a los cristianos".

   Pienso que sin victimismos innecesarios, no está de más conocer y dar a conocer el estado de cosas que refiere Lévy, bien leyendo el artículo en italiano, bien leyendo este resumen fidedigno que encuentro en la red:
    Para probar su afirmación enumera diversos casos como la reciente masacre contra los siro-católicos en Irak donde murieron 58 personas, la prohibición del culto cristiano en Irán, la persecución anti-cristiana en la Franja de Gaza, en Sudán, contra los evangélicos en el país africano de Eritrea, el asesinato reciente de un sacerdote en El Congo y la persecución violenta contra los cristianos en la India.
    Lévy refiere además la persecución contra los cristianos en Egipto y Argelia, países mayoritariamente musulmanes, y cómo aún existen regímenes comunistas en el mundo que no permiten la plena libertad de culto como Cuba, Corea del Norte y China. Tras rechazar el antisemitismo y recordar que los judíos también fueron perseguidos pero que esto sí se condena, el pensador recuerda que el Papa Benedicto XVI ha alzado la voz para defender a los cristianos de Oriente que tanto han hecho por la riqueza espiritual de la humanidad.
Ante los cristianos perseguidos, explica Lévy, cabe una de dos actitudes: “o se adhiere uno a la doctrina criminal y loca que hace competir a las víctimas (a cada uno los propios muertos, a cada uno la propia memoria y, entre unos y otros, la guerra de muertos y memorias) y si nos preocupa sólo las ‘propias’ víctimas. O se rechaza (sabemos que en todo corazón hay suficiente espacio para compasión, luto y solidaridad no menos fraternos)”.
Y con esa misma energía con que se rechaza esta doctrina criminal, continúa el intelectual ateo, “(casi digo con la misma fe), se denuncia el odio planetario, la ola homicida de la que son víctimas los cristianos, cuya vieja condición de representantes de la religión dominante, o en todo caso, más poderosa, impide tomar verdadera conciencia”. Finalmente Lévy cuestiona: “¿existe acaso permiso para matar cuando se trata de los fieles del ‘Papa alemán’? ¿Un permiso para oprimir, humillar, martirizar, en nombre de otra guerra de las civilizaciones no menos odiosa que la primera?”
   “Pues no –concluye–. Hoy es necesario defender a los cristianos”.

Inteligencia maternal

Es muy sorprendente la fuerza natural interior que se activa en los padres para que se obre el milagro cotidiano de que cuiden de sus hijos. ¿Qué fuerza casi sobrenatural les impulsa a invertir tal cantidad de energía en atender a un ser vivo que en los primeros estadios de su existencia no hace poco más que comer, llorar y ensuciarse?
           Durante décadas se ha extendido el tópico de que la maternidad atonta y alela a las mujeres, centAlmudi.org - Katherine Ellisonrando su vida en un mundo infantil y relegándolas a tareas tediosas y repetitivas. Así lo explica Katherine Ellison, una exitosa periodista de investigación galardonada con el Premio Pulitzer y que considera que todas esas ideas proceden de clichés y trivializaciones que no reflejan la realidad.
En su libro “Inteligencia maternal” muestra, a partir de recientes investigaciones científicas y de su propia experiencia como madre, que, lejos de ese viejo mito, la maternidad contribuye a estimular la inteligencia de las mujeres, al enfrentarlas a nuevos retos y a la necesidad de resolver nuevas situaciones. Su libro, que ha sido un best seller a nivel mundial, está repleto de anécdotas y relatos sobre madres jóvenes que aseguran que la maternidad es un enriquecimiento general para la mujer, acentúa su sensibilidad e incrementa sus capacidades gracias a lo que ha empezado a llamarse inteligencia maternal.
Muchas mujeres son acosadas por reticencias que flotan en el ambiente y que les empujan a postergar la decisión de engendrar un hijo. A su vez, temen que, al ser madres, sufran un declive en sus facultades personales. Está muy presente el tópico de la mujer embarazada agobiada y sensiblera que llora por cualquier tontería, o el de la madre extenuada incapaz de pensar en nada salvo en los horarios de los niños y en la lista de la compra. La angustia que genera esa imagen de la maternidad ha ido en aumento y es sin duda responsable de que muchas mujeres retrasen mucho los embarazos.
Katherine Ellison insiste en primer lugar en el enriquecimiento del repertorio emocional y la gran experiencia que aportan los niños. Remarca también la enorme fuerza natural del vínculo entre madre e hijo como una poderosa fuente de valores para la propia vida de la madre. Contrariamente a lo que ocurre con la amistad o la dedicación profesional, o incluso con el propio matrimonio, el cuidado de un hijo implica una gran capacidad para hacer frente a cualquier desafío, por difícil que este sea, y son desafíos que quizá en otro contexto les harían tirar la toalla pero que ahora les fortalecen y engrandecen como personas.
Hoy también sabemos que el cerebro humano, que antaño se consideraba petrificado en la edad adulta, puede desarrollarse a lo largo de toda la vida en respuesta a nuevos estímulos. Hace unos años, todo parecía indicar que debíamos aceptar el triste destino de ir perdiendo recursos mentales con la madurez, pero ahora sabemos que no paramos de formar nuevas neuronas y nuevas conexiones en respuesta a nuevos apremios. Esto hace que, en contra de la imagen clásica de la madre como víctima del estrés, resulten estar bastante mejor cualificadas para afrontarlo.
Es muy sorprendente la fuerza natural interior que se activa en los padres para que se obre el milagro cotidiano de que cuiden de sus hijos. ¿Qué fuerza casi sobrenatural les impulsa a invertir tal cantidad de energía en atender a un ser vivo que en los primeros estadios de su existencia no hace poco más que comer, llorar y ensuciarse? El sentido personal del confort de los padres se modifica, y viejos paradigmas son reemplazados por otros nuevos que les llevan a volcarse en la preocupación por el bienestar de otro ser humano. Ese compromiso es un factor clave para el desarrollo de cuestiones humanas tan esenciales como el afecto entre las personas, la educación, la transmisión de valores, la sociabilidad y el amor.
El altruismo que despierta y desarrolla la maternidad es uno de los motores más poderosos que sacan adelante cada día a nuestra sociedad. Un altruismo que habitualmente incluye también al padre: la transformación que experimenta un hombre quizá egoísta que se ve de pronto expuesto a un contacto cercano con niños pequeños ha protagonizado el argumento de un sorprendente número de películas producidas por Hollywood en los últimos tiempos. Cuidar de los hijos es una gran fuente de humanidad que nuestro tiempo está empezando a valorar como merece.  
Alfonso Aguiló. Vicepresidente del Instituto Europeo de Estudios de la Educación

Nadie puede obligarme a actuar contra mi conciencia


En la actualidad, hay cuatro cuestiones principales donde los españoles están invocando la objeción de conciencia: la asignatura de Educación para la Ciudadanía; la venta de la píldora del día después; las uniones de parejas del mismo sexo; y el aborto. El Consejo de Europa acaba de ratificar el derecho a la objeción de conciencia de los sanitarios ante el aborto. El Tribunal Superior de Castilla La Mancha también ha reconocido la objeción. Y en Andalucía se amontonan —sin resolver— las Almudi.org - Objeción de concienciapeticiones de objeción ante el aborto. Sobre estas cuestiones hablamos con José Antonio Díez, Coordinador General de Asociación Nacional de Defensa de la Objeción de Conciencia (ANDOC).
Con la aprobación de la ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo de marzo pasado, la batalla por la objeción de conciencia tomó un cariz distinto, ya que, aunque esta ley admite, en términos muy genéricos, este derecho de los profesionales "directamente implicados en esa práctica", les obliga "a manifestar su objeción de anticipadamente y por escrito". E indica que "el ejercicio de la objeción de conciencia no debe impedir que el acceso y la calidad asistencial" del derecho a solicitar el aborto, haciendo primar este sobre la libertad de los profesionales sanitarios.
Según José Antonio Díez, coordinador general de ANDOC (Asociación Nacional para la Defensa de la Objeción de Conciencia) «entre el 90 y el 98% de los profesionales que trabajan en la Sanidad Pública son contrarios al aborto. En muchos casos, hacen pública su objeción de conciencia; en otros, simplemente, se niegan en la práctica». Entre los que están a favor de la objeción, algunos se oponen a que se regule por ley y otros no.
Para aclarar algunos conceptos hemos recurrido a este abogado, portavoz de unas de las plataformas más importantes en España que están defendiendo este derecho reconocido por nuestra Constitución.
Derecho universal
¿Cuándo se puede invocar la objeción de conciencia?
Cuando una persona obligada por una ley, reglamento u orden superior, siente rechazo a su cumplimiento, por razones morales o de conciencia. Ese rechazo debe estar motivado por razones graves. El derecho a la objeción de conciencia está reconocido por los tribunales españoles y por la mayor parte de las legislaciones europeas; afecta, sobre todo, a los profesionales sanitarios (farmacéuticos incluidos), pero también a las manifestaciones externas del derecho a la libertad religiosa y de conciencia (militares, determinados funcionarios, fieles de confesiones religiosas, padres de familia, etc.)
Algunos dicen que la Ley de Salud Sexual y Reproductiva no especifica a quiénes pueden afectar la objeción de conciencia: médicos, enfermeras, auxiliar de enfermería, administrativos...
Así es, pero conviene aclarar que el Tribunal Constitucional ha señalado que este es un derecho constitucional que, como el resto de los contenidos en nuestra Carta Magna, debe interpretarse en sentido amplio, no restrictivo. Además, por su misma naturaleza, la conciencia de cada uno es indivisible: nadie está legitimado para obligamos o coaccionamos a actuar en contra de ella. Por otro lado, el proceso del aborto dentro de la Sanidad, tal como se está desarrollando actualmente en España, requiere la participación y cooperación de varios profesionales: desde el funcionario, trabajador social, la matrona o el médico de Atención Primaria que, en su caso, firma el "volante de derivación" a las clínicas concertadas, hasta el ginecólogo, el cirujano, el anestesista, el diplomado en enfermería, que lo realizan dentro de un quirófano. Sin la cooperación de alguno de estos profesionales, la "cadena del aborto" se rompería.
En su opinión, ¿habría que regular la objeción de conciencia?
Quienes así lo piden piensan que, de ese modo, estaría más claro en qué supuestos y en cuáles no se podría invocar, lo cual generaría una mayor seguridad jurídica a los profesionales. Esta postura, muy respetable, la mantienen algunos Colegios de Médicos de España. En nuestra opinión, sin embargo, no es necesario: basta el reconocimiento expreso que hace el Tribunal Constitucional al señalar que el "derecho a la objeción de conciencia forma palie del contenido del derecho fundamental a la libertad ideológica y religiosa reconocido en el artículo 16.1 de la Constitución, y la Constitución es directamente aplicable, especialmente en materia de derechos fundamentales". Sí sería aconsejable, sin embargo, la intervención por parte de los Colegios Profesionales para validar las objeciones que se presenten, con el fin de que nadie haga un uso caprichoso o interesado de este derecho; al mismo tiempo, parece conveniente que para organizar los servicios de los hospitales, el objetor dé cuenta de su postura a sus superiores. Ese modo de proceder, por otro lado, ya se daba antes de la entrada en vigor de la nueva ley del aborto, y está contemplado en el Código deontológico de los médicos.
En Castilla La Mancha y Andalucía
La Junta de Castilla-La Mancha emitió una orden en junio pasado en el que se establecía que solo podrían objetar los ginecólogos, anestesistas, enfermeras y matronas, y que los objetores debían de registrarse de forma obligatoria y en la Administración. Esta orden fue recurrida por el Colegio Oficial de Médicos de Toledo, y el Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha (TSJ-CM) les dio la razón y procedió a la suspensión cautelar de esta orden.
¿Qué opina de la sentencia de este tribunal castellano-manchego?
Es una resolución importante, porque es la primera interpretación autorizada sobre el alcance del derecho a la objeción de conciencia en la nueva ley; de confirmarse, marcaría también una nueva pauta: la podrían invocar cualesquiera de los profesionales que intervengan en la cadena sanitaria del aborto. Esto también abarcaría a la información que deban dar a las mujeres que lo solicitan. Actualmente la información que se facilita a las mujeres está claramente dirigida al aborto; entre las entidades que menciona esa información, se ha tenido buen cuidado de ignorar a aquellas que puedan ayudar a llevar a término el embarazo, o presten ayuda a quien tenga dificultades. Es más, en varias ocasiones, colectivos de tipo radical han amenazado a los médicos que informen de alternativas al aborto, acusándoles de coaccionar a las mujeres.
La Junta de Andalucía, ¿está en contra de la objeción de conciencia del personal sanitario?
En términos generales no se puede decir así, puesto que equivaldría a decir que está en contra de la Constitución. Pero es cierto que la Consejería de Sanidad está poniendo muchas trabas para que los profesionales que intervienen en el proceso del aborto, puedan ejercer este derecho. De hecho, está rechazando, con argumentos injustificados, las solicitudes de objeción que se han presentado hasta el momento. Andalucía es la comunidad autónoma que más conflictos está generando en este sentido pues, en la práctica, está poniendo a muchos profesionales en la tesitura de acudir a los tribunales para que se reconozca su derecho.
Europa a favor de la objeción
El pasado 7 de octubre, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa —la máxima institución en materia de derechos humanos en Europa— aprobó una resolución en el que pedía a los Estados miembros que respeten el derecho a la objeción de conciencia a los médicos que se nieguen a practicar abortos. En su punto primero se dice: "Ninguna persona, hospital o institución será coaccionada, considerada civilmente responsable o discriminada debido a su rechazo a realizar, autorizar, participar o asistir en la práctica de un aborto, eutanasia, o cualquier otro acto que cause la muerte de un feto humano o un embrión, por cualquier razón".
¿Qué opina de la resolución del Consejo de Europa?
Tiene una gran trascendencia. Aunque tiene carácter consultivo —no obliga a los Estados—, supone un freno innegable para las pretensiones de los defensores de los llamados derechos reproductivos que proponen, entre otras cosas, que el aborto sea un derecho de la mujer. 
Además reconoce este derecho también para las instituciones sanitarias, hecho de gran importancia para los hospitales regentados por la Iglesia Católica y otras confesiones religiosas. Conviene tener en cuenta también que muchos de los grupos de presión anti-vida y promotores de la "ideología de género" están utilizando como palanca los organismos internacionales para hacer valer sus pretensiones para trasladarlas después a las legislaciones nacionales, como si fueran derechos plenamente aceptados por todos los países.
En el primer punto de esta resolución admite que un aborto es la muerte de un feto humano o embrión...
Efectivamente. El texto oficial en inglés es muy significativo: "any act which could cause the death of ahúman foetus or embryo", En este punto quizá no se ha reparado suficientemente. De todos modos, estamos ante una propuesta jurídico-política que habrá de concretarse.
Desde hace años, el propio Consejo de Europa no ha logrado ponerse de acuerdo respecto al estatuto del embrión humano. Es un tema pendiente.
Próximas metas de ANDOC
¿Qué pasos van a seguir dando en defensa de la objeción de conciencia?
Nuestros objetivos prioritarios actualmente son: la defensa del derecho a la objeción de conciencia de todos los profesionales de la Sanidad respecto al aborto y a otras prácticas que atenten al comienzo y final de la vida humana, y afianzar la libertad profesional y el derecho a la objeción de ciencia y de conciencia de los farmacéuticos. Por último, damos una gran importancia a las acciones de formación e información de los profesionales de la Salud y de todos los ciudadanos en general, para que estos temas se traten con rigor científico y respetando siempre la dignidad de cada persona. 

Agea.net (Entrevista de Darío Chimeno)
Publicado originariamente en “Mundo Cristiano” 

Leyes inspiradas en Hitler y Stalin

Algunos se creen que no hay nada más moderno ni avanzado que permitir que los hijos cambien de sexo sin contar con los padres; y que el col...