Páginas vistas

viernes, 31 de octubre de 2014

dos días, una noche

Deux jours, une nuit
En Cartelera: Sí     Valoración artística: Buena

Dirección: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne
Año: 2014
Público: Jóvenes (2)
Contenidos:
Valoración moral: Adecuada
Contenidos: ---
 Dirección y guion: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne. Países: BélgicaFrancia e Italia.Año: 2014. Duración: 95 min. Género: DramaInterpretación:Marion Cotillard (Sandra), Fabrizio Rongione (Manu), Pili Groyne (Estelle), Simon Caudry (Maxime). Producción: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne y Denis Freyd. Fotografía: Alain Marcoen.Montaje: Marie-Hélène Dozo. Diseño de producción: Igor Gabriel.Vestuario: Maïra Rameddhan-Levi. Distribuidora: Wanda Visión. Estreno en España: 24 Octubre 2014.
Reseña: 
La alternativa del diablo
   Sandra ha estado de baja por depresión en la fábrica donde está empleada. Casada y con dos niños, cuando ya medianamente recuperada está a punto de reincorporarse al trabajo, se lleva una desagradable sorpresa: sus compañeros han sido presionados para votar entre un incentivo en forma de sustanciosa prima, y la eliminación de su puesto de trabajo, ganando la primera opción, que les ayudaría a resolver muchas cuitas económicas. Como el modo de hacer ha sido algo heterodoxo, su jefe concede a Sandra la oportunidad de que el lunes se vuelva a votar la propuesta. De modo que dispone de un fin de semana para hablar con cada uno individulamente y persuadirles de que apuesten por la conservación de su puesto de trabajo.
   Una vez más, una película de los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne es un milagro. En otras manos, su historia sería un tostón cansino y reiterativo, y es que a la postre el film no consiste en otra cosa que en presentar las distintas visitas que Sandra –prodigiosa Marion Cotillard, qué buena es esta actriz– hace a los distintos trabajadores, o sea, un mecanismo narrativo tan sencillo como el de un chupete. Y sin embargo... los Dardenne saben ofrecer maravillosas variaciones sobre el mismo tema, un verdadero dilema ético, y cada caso es caso, se puede plantear una llamada telefónica, una conversación con padre e hijo empleados de la fábrica, o con un trabajador o su cónyuge, puede haber reacciones destempladas, pragmáticas, decepcionantes, de amor puro... 
   Se nos ofrece un abanico completo de cómo el ser humano responde ante las necesidades del prójimo, confrontándolas con las suyas propias, y tomando decisiones muy comprensibles, pero por supuesto, unas mejores que otras, de más categoría humana, porque se hacen en conciencia, con magnanimidad y sin darse importancia.
   Lo grande del logro de los Dardenne, es que con los distintos modos de proceder, el apoyo de Manu a su esposa Sandra, el modo en que su "mendigar" le está afectando anímicamente, trenzan un tapiz formidable del actual contexto de crisis económica, y lo hacen sin crispación y con hondura, mostrando seres humanos que no dejan de conmovernos. Por supuesto Cotillard es el centro de gravedad del film, pero todos los demás actores están perfectos a la hora de componer los personajes que han preparado para ellos los hermanos belgas. El estilo narrativo es realista, como es habitual en los directores, no hay banda sonora musical, aunque sí suenan dos canciones en la radio del coche, música justificada que en esos pasajes crea el "mood" que demandaba el momento. 
Publicar un comentario