viernes, 19 de septiembre de 2014

A diez días vista

     Islandia, Macao o Nueva Zelanda son algunos de los países de origen de los miles de personas que participarán, el
27 de septiembre, en la beatificación de Álvaro del Portillo en Madrid. Se tratará, además, de una beatificación con un fuerte acento solidario
   Participantes de 80 países han anunciado su asistencia a la ceremonia de beatificación de Álvaro del Portillo, que será en Valdebebas (Madrid), el sábado 27 de septiembre, a las 12 h. Entre otros, el comité organizador espera la llegada de grupos de Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Islandia, India, Macao, Kenya, Nueva Zelanda, Rusia, Trinidad y Tobago y Sudáfrica.
   La celebración eucarística será presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Con él concelebrarán cardenales, obispos y sacerdotes de numerosos países.


Además de la asistencia de una gran mayoría de los obispos españoles, cientos de párrocos acudirán en autobuses con sus feligreses, algunos de ellos en viajes de ida y vuelta en el día.

Una beatificación solidaria

El comité organizador de la beatificación ha querido, según explica su portavoz, Teresa Sádaba, “que toda la celebración responda al espíritu de amor fraterno y solidaridad con los más necesitados que caracterizó la vida de Álvaro del Portillo, desde su labor catequética juvenil en barrios necesitados del Madrid de los años 30, hasta su impulso a proyectos sociales y educativos en todo el mundo, siguiendo el ejemplo de san Josemaría”. Los organizadores han acogido así el mensaje del prelado del Opus Dei, Javier Echevarría, que ha animado a seguir el espíritu del próximo beato preparándose para la beatificación mediante la práctica de tareas asistenciales y de ayuda a las personas que más lo necesitan.
A todos los participantes en la beatificación se les ofrece la posibilidad de colaborar con su donativo en algunas iniciativas sociales: la construcción de un pabellón materno-infantil en el Niger Foundation Hospital and Diagnostic Centre, en Nigeria, que favorecerá la atención de 12.000 consultas anuales; la puesta en marcha de un programa para erradicar la malnutrición infantil en Bingerville (Costa de Marfil), que se destinará a 5.000 beneficiarios directos; el desarrollo de cuatro ambulatorios en el área periférica de la República del Congo, desde los que se ofrecerá asistencia sanitaria a 10.000 niños al año, y la consecución de becas de estudio en Roma para sacerdotes africanos.
Como la beatificación tendrá lugar en España, el comité organizador ha impulsado una Recogida de Alimentos Álvaro del Portillo, que se desarrollará en más de 40 ciudades del país a través de familias, colegios y parroquias.
Por otra parte, como muestra de agradecimiento, muchas personas que trabajan en las obras sociales promovidas por Álvaro del Portillo en todo el mundo viajarán a Madrid para asistir a esta beatificación y aprovecharán la ocasión para celebrar el encuentro internacional 40 iniciativas contra la pobreza, que tendrá lugar el 25 de septiembre. En él participarán responsables de entidades sociales que ejercen sus labores en numerosos países, desde los basureros de Guatemala, a las aldeas del Congo, pasando por las favelas brasileñas y los suburbios filipinos.
Este encuentro acogerá la experiencia de iniciativas reconocidas en sus lugares de origen y de perfil tan variado como el Hospital Monkole (Congo); el centro de atención a la mujer Baytree Center, de Brixton (Londres); la Ciudad de los Niños, de Monterrey (México); Rosedale Achievement Centre, que colabora en la educación y promoción de niñas que viven en el Bronx (Nueva York); la escuela de capacitación técnica para la mujer rural Kimlea, en Limuru (Kenia); el Center for Industrial Technology and Enterprise de Cebú(Filipinas), en el que se forman jóvenes con dificultades socioeconómicas; la escuela profesional Pedreira(Brasil), entre otras.
La organización de una celebración tan numerosa ha sido posible gracias a la solidaridad de muchas personas que están colaborando con generosidad. Así, más de mil familias madrileñas han abierto las puertas de sus casas a participantes de otros países que carecían de recursos para pagar un alojamiento.
Destacan también los más de 3.500 voluntarios que, durante los días de la beatificación, prestarán su ayuda a los asistentes en los puntos de información que se desplegarán por Madrid, atendiendo especialmente a las personas mayores, enfermas y con alguna discapacidad que también quieren estar presentes en la ceremonia.

Un modelo cercano

Álvaro del Portillo sintió la llamada de Dios al Opus Dei a través del ejemplo y la palabra de san Josemaría, cuando era un estudiante de la Escuela de Ingenieros de Caminos de Madrid. Vivió con gran fidelidad el mensaje del fundador del Opus Dei: buscar a Dios en el trabajo profesional, en la vida familiar y las relaciones sociales.
Supo hacer compatible su destacada preparación académica −era doctor en Ingeniería de Caminos, en Filosofía y Letras, y en Derecho Canónico− con la cercanía a todas las personas que trataba. Como primer prelado del Opus Dei comenzó el trabajo apostólico en numerosos países, se preocupó especialmente de la formación de los sacerdotes creando la Universidad Pontificia de la Santa Cruz e impulsó la puesta en marcha de decenas de iniciativas sociales en todo el mundo.
Tuvo un importante papel en el Concilio Vaticano II, que se plasmó en el magisterio sobre la relevancia de los laicos en la Iglesia, y sobre la identidad y la misión de los sacerdotes. Mantuvo una estrecha relación con varios Papas, especialmente con el próximo beato Pablo VI, que fue uno de sus primeros amigos en Roma en los años 40, y también con san Juan Pablo II, que quiso acudir a rezar a su capilla ardiente el 23 de marzo de 1994, día de su fallecimiento en Roma.

Un evento internacional beneficioso para Madrid

La asistencia de personas de tantos países a la beatificación de Álvaro del Portillo supondrá también un impulso más a la proyección internacional de Madrid y a la actividad turística y hostelera de la ciudad. Por otra parte, la elección de Valdebebas como sede de la ceremonia, un área urbanizada, pero sin viviendas, reducirá al máximo las complicaciones habituales de un evento de estas características.
Los participantes serán invitados a conocer Madrid a través de lugares de la ciudad relacionados con la vida de Álvaro del Portillo: entre otros, la casa en la que nació, en la calle Alcalá y la Capilla del Obispo, en la que fue ordenado sacerdote en 1944. Además, podrán visitar la exposición Un santo en datos, sobre la vida del futuro beato, en el Centro de Turismo de Madrid, en la Plaza de Colón.

Cómo asistir a la beatificación

Para facilitar la organización, el comité de la beatificación ha creado una página web que recoge toda la información relativa al evento: medios de transporte, zonas habilitadas para autobuses, infraestructuras, servicios, etc. La participación está abierta a todas las personas que lo deseen.

Para llegar a todos

Las personas que no puedan viajar a Madrid y quieran participar de este evento podrán seguir la ceremonia, que será retransmitida en directo por más de 30 televisiones y a través de YouTube.
Además, durante estos meses se ha podido mantener comunicación directa con las personas interesadas en la ceremonia de la beatificación a través de internet y de las redes sociales. Un grupo de voluntarios se ocupa de la comunicación −en español e inglés− en TwitterFacebookYouTubeFlickr y Soundcloud. Entre los canales de información abiertos ha tenido especial aceptación el grupo masivo de Whatsapp, a través del cual casi 12.000 personas reciben al instante las últimas noticias actualizadas.
También se ha puesto en marcha una aplicación gratuita llamada Don Álvaro, disponible en iOS y Android.
La web oficial de la beatificación de Álvaro del Portillo contiene toda la información útil, y se ofrece en cuatro idiomas: castellano, inglés, italiano y polaco.

Programa de actos en Madrid y en Roma

El sábado 27 de septiembre será la ceremonia de la beatificación, a las 12.00, en Valdebebas. Al día siguiente, domingo 28, en el mismo lugar y a la misma hora, será la Misa de acción de gracias, que celebrará el obispo Javier Echevarría, prelado del Opus Dei.
Los actos en Madrid tendrán su continuidad en Roma, donde Álvaro del Portillo residió la mayor parte de su vida.
Del 29 de septiembre al 2 de octubre, las personas que lleguen a Roma podrán acudir a la basílica de San Eugenio (Vialedelle Belle Arti, 10), donde será trasladado provisionalmente el cuerpo del nuevo beato, para la veneración de los fieles.
El 30 de septiembre tendrán lugar dos concelebraciones eucarísticas en las basílicas de San Juan de Letrán (a las 11.00 h.), y Santa María Mayor (a las 16.30 h.), presididas por los cardenales Agostino Vallini, vicario general de Su Santidad para la diócesis de Roma, y el cardenal Santos Abril, respectivamente.
El miércoles 1 de octubre, las personas que lo deseen, podrán participar en la audiencia general del PapaFrancisco en el Vaticano, y manifestarle su agradecimiento por el don para la Iglesia que supone el nuevo beato.
Por último, el jueves 2 de octubre, a las 18.00 h., se celebrará en la basílica de San Eugenio un acto de adoración eucarística, tras la que se trasladará el cuerpo del beato a la cripta de la iglesia prelaticia de Santa María de la Paz.
alfayomega.es
Publicar un comentario en la entrada