Páginas vistas

viernes, 1 de julio de 2016

La joven que plantó cara a Planned Parenthood

Brandi Swindell, la empresaria pro-vida.
La labor de una activista pro-vida, Brandi Swindell, fue en días pasados el eje de un reportaje de la revista femenina Cosmopolitan, que abordó una iniciativa singular: el proyecto Stanton Healthcare, una red de centros médicos que ofrecen alternativas a las mujeres en riesgo de abortar y que ya está presente en varios estados de la Unión, así como en Irlanda del Norte.

Services We Provide

  • Early Detection Pregnancy Testing
  • Pregnancy Verification (including how far along you are)
  • Limited Ultrasound Exams
  • Options Counseling
  • Post Abortion Exams and Support
  • Sexual Integrity Program
  • Client Advocacy
  • Massage Therapy
  • Child Birth Education Classes
  • Maternity & Baby Supplies
  • Practical Assistance
  • Referrals for: OB/GYN care, STD Testing, Housing, Legal Advice, and Adopción

El objetivo de Swindell y su equipo es claro. “No solo competiremos. No solo demostraremos. No solo le quitaremos la financiación. Es hora de reemplazar a Planned Parenthood”, lee la periodista Robin Marty en uno de los volantes divulgativos de Stanton.

“Aspiramos a ser como Margaret Sanger, una revolucionaria de su tiempo”, dice Swindell, no sin ironía –Sanger fue la fundadora de Planned Parenthood–. “¿Estoy utilizándola? Pues queremos ser así de revolucionarios. Queremos ser casi contraculturales”.

Swindell inauguró un primer centro en 2006 en Boise (Idaho) para ofrecer recursos médicos y emocionales a las gestantes, y así convencerlas de continuar con su embarazo. La localidad ostentaba el mayor índice de abortos del estado, y fue allí donde la joven entendió necesario iniciar el proyecto, para el que puso 250.000 dólares de su propio bolsillo.

Hoy la experiencia se ha reproducido en Carolina del Norte, Alabama y Michigan. En Irlanda del Norte, han plantado un centro justo enfrente de una clínica perteneciente a la agencia abortista Marie Stopes.

Las gestantes más vulnerables, aquellas sin seguro médico o en dificultades económicas, tienen en Stanton una valiosa alternativa. Cosmopolitan cita el caso de Stephanie Reyes, una madre de 24 años, sin cobertura sanitaria, que espera su tercer hijo y para quien los servicios de Stanton han sido los únicos que les han apoyado durante las primeras 23 semanas de embarazo: “Te tratan como a una amiga. (…). Los recursos han sido buenos. Te ayudan con la ropa de la maternidad, con la del bebé. Te realizan ecografías gratis. Es asombroso”.

“Hay una presión para que las mujeres tomen la píldora anticonceptiva –dice por su parte Swindell–. Tengo que decirte que te empoderas cuando caes en la cuenta de que ‘no tengo que poner esta hormona sintética en mi cuerpo; no tengo que estar encadenada a la píldora anticonceptiva’. Hay un movimiento de personas para quienes la píldora no es orgánica, no es verde, no es holística. Creemos que vamos a ocupar otro nicho, otra brecha que existe en clínicas como las de Planned Parenthood”.

Como parte de sus planes de crecimiento, la activista estima que habrá unas 30 filiales de Stanton brindando servicios en los próximos 18 meses, y que después esa cifra se irá incrementando a razón de unos 15 o 20 centros cada año. Unos serán instalaciones grandes, como el de Boise; otros, a más pequeña escala, serán clínicas, y en otros sitios de más difícil acceso el proyecto puede adoptar la modalidad de clínicas móviles.

Sustituir a la multinacional del aborto no es, sin embargo, algo que se conseguirá a corto plazo pues, según la publicación, hay unas 700 clínicas de Parent Parenthood en todo EE.UU. “A su red [la de Swindell] le llevará 35 años de crecimiento reemplazar a esa organización”
.
No obstante, el proyecto Stanton no está solo en este objetivo, sino que se suma a otras iniciativas provida, entre los que Cosmopolitan cita a la californiana Obria Medical Clinics y a Guinding Star Project, las cuales siguen la línea de ofrecerse como opción a las mujeres que se hallan en la encrucijada de la gestación.




Publicar un comentario

Teología moral para pre-adolescentes (caso real)

Por Fernando Hurtado Para que una acción sea buena ha de reunir tres condiciones: 1)    Que la acción considerada en sí misma sea...