Páginas vistas

viernes, 29 de agosto de 2014

¿Dónde están los líderes religiosos musulmanes




¿Dónde están los líderes religiosos musulmanes ante los crímenes contra los cristianos en Irak?
Dicasterio vaticano invitó a los líderes islámicos a alzar la voz contra la “inmoralidad” de la violencia y el financiamiento del terrorismo.
El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso este martes ha condenado “sin ambigüedad" las que llama “prácticas indignas”  de los milicianos del Estado Islámico en Irak. El dicasterio del Vaticano critica abiertamente  las masacres, las decapitaciones, los impuestos para los cristianos, las expulsiones forzadas, el rapto de mujeres,  la destrucción de lugares de culto, entre otros actos de persecusión. “Ninguna causa puede justificar tal barbarie y ciertamente no una religión” confirmó. 

“Este Pontificio Consejo, todos aquellos comprometidos en el diálogo Interreligioso, los seguidores de todas las religiones, así como todos los hombres y las mujeres de buena voluntad, no pueden sino que denunciar y condenar sin ambigüedad estas prácticas indignas del hombre” asegura el comunicado. 

Apropósito de la “restauración del Califato” en Irak y de la persecución de los cristianos en el país, el Pontificio Consejo para el Diálogo Inter-religioso del Vaticano ha emitido una declaración para denunciar “los crímenes” que se hacen en nombre del Califato, al mismo tiempo que recuerda su “abolición el 29 de octubre de 1923 por Kamal Ataturk, fundador de la Turquía moderna”. 

“La contestación de esta restauración por parte de la mayoría de las instituciones religiosas y políticas musulmanas no ha impedido a los jihadistas del ‘Estado Islámico’ de cometer […] actos criminales indecibles” confirma la declaración.

Asimismo, el Vaticano invitó a los líderes religiosos musulmanes a rechazar la violencia que arremete contra “los cristianos y los Yazidi” entre otras minorías en Irak. Ante la situación dramática exigió una “posición clara y valiente por parte de los responsable religiosos, sobre todo musulmanes, de las personas comprometidas en el diálogo Inter-religioso y de todas las personas de buena voluntad”. 

“Todos debemos - prosiguió el comunicado- unánimemente condenar sin alguna ambigüedad estos crímenes y denunciar la invocación religiosa para justificarlos” 

El Pontificio Consejo para el Diálogo Inter-religioso, presidido por el cardenal, Jean-Louis Tauran, no hace giro de palabras y menciona los crímenes del Califato en Irak: 

Masacres de personas por el sólo motivo de pertenecer a una religión;

La aborrecible práctica de la decapitación, de la crucifixión y de colgar cadáveres en las plazas publicas; 

La decisión impuesto a los cristianos y los Yazidi entre la conversión al Islam, el pago de un impuesto (la jizya) o el éxodo; 

La expulsión forzada de decenas de miles de personas, incluidos niños, ancianos, mujeres embarazadas y enfermos; 

El rapto de muchachas y de mujeres pertenecientes a las comunidades Yazidi y cristianas como botín de guerra (Sabaya); 

La barbara imposición de la práctica de la infibulación (mutilación de los genitales femeninos); 

La destrucción de los lugares de culto y de los mausoleos cristianos y musulmanes;

La ocupación forzada o la profanación de Iglesias y monasterios; 

La remoción de crucifijos y de otros símbolos religiosos cristianos y de otras comunidades religiosas; 

La distribución del patrimonio religioso y cultural cristiano de falo inestimable; 

La violencia abierta con el objetivo de aterrorizar la gente para obligarla a rendirse o de escapar. 

En peligro la cultura del diálogo y la convivencia que ha costado siglos

“Por otro lado, no podemos olvidar que los cristianos y los musulmanes han vivido juntos - sea con altos y bajos- durante siglos, construyendo una cultura de la convivencia y de la civilización digna de orgullo. Sobre esta base es que en los últimos años, el diálogo entre cristianos y musulmanes ha continuado y se ha profundizado”. 

De otra manera, la misiva confirma que las religiones pierden credibilidad, así como sus seguidores y líderes. Asimismo se cuestiona sobre el futuro del Diálogo Inter-religioso tan perseguido en los últimos años. 

Los líderes religiosos están llamados a ejercitar su influencia sobre los gobiernos para hacer cesar estos crímenes, el castigo de aquellos que los cometen y volver al Estado de derecho en todos los países, asegurando el regreso de quienes han sido desterrados. Recordando la necesidad de una ética en la gestión de las sociedades humanas, estos mismos líderes religiosos no faltarán en subrayar que sostener financieramente y amar el terrorismo es moralmente reprobable”. 

El Pontificio Consejo para el diálogo Interreligioso ha alabado la labor de aquellos que han denunciado el terrorismo y la reprobación de quienes usan la religión para justificarlo. 


Por último, citando a Papa Francisco, el dicasterio vaticano pide que “el Dios de la paz suscite en todos un autentico deseo de diálogo y de reconciliación. La violencia no se vence con la violencia. La violencia se vence con la paz” confirmó. 
Publicar un comentario

La verdad, aliada del debate civilizado

Por Juan Meseguer, abril 2017  En Estados Unidos, la comunidad académica asiste con preocupación al deterioro de la libertad de expresión...