Páginas vistas

viernes, 5 de abril de 2013

"ERES LA CULPABLE DE ESTE EMBARAZO"


Abc digital, 5.04.2013

Los jóvenes de entre 20 a 30 años suelen ser los que «no quieren saber nada» de los embarazos no deseados.

Cada año entre 2.000 y 3.000 mujeres embarazadas llegan a RedMadre en busca de una tabla de salvación con la que afrontar una de las decisiones más importantes de sus vidas: quieren tener al hijo que esperan, pero por presiones de la pareja, familiares, sociales y/o económicas se ven abocadas al aborto. Muchas de estas mamás están solas, abandonadas... necesitadas de ese enorme y seguro apoyo que solo puede facilitarles el padre de su hijo. Sin embargo, las cosas parecen estar cambiando. Desde hace dos años RedMadre recibe también, junto a esas desesperadas madres, las visitas de padres que no quieren dejarlas solas.
Y aunque pueda parecer sorprendente, son los más jóvenes, los adolescentes de 14 y 15 años los más comprometidos con las menores embarazadas. «Las apoyan en su papel de madres y en su propia paternidad. Se comprometen a estudiar y trabajar para sacar adelante a ese niño que tiene que nacer, incluso se quieren casar con ellas. Dice: aquí estoy para ayudarla, no la voy a dejar sola, estaré a su lado», explica Carmina García, directora general de RedMadre.
¿Es un gran sentido de la responsabilidad, madurez, amor por la futura madre, por el bebé...? Esa valiente reacción de compromiso tiene también que ver con el despertar de la adolescencia. «Es también ingenuidad e imprudencia —dice Carmina—. Son adolescentes que no han aterrizado todavía en la vida y no tienen conciencia plena de lo que es ser padre, pero tienen la hombría de querer acompañar a su pareja y no dejarla sola».
Lo que falta en hombres mayores, según Carmina. Muchos jóvenes de 20 a 30 años no quieren saber nada de la mujer con la que han mantenido relaciones sexuales y se ha quedado embarazada, sobre todo si no es su pareja estable. «Son hombres más despreocupados, no quieren asumir responsabilidades. Ni que la madre les reclame nada después del nacimiento del niño. La mayoría de las veces abandonan a la embarazada». Pero hay casos peores, los que culpan a la mujer de quedarse embarazada, los que las fuerzan a abortar y los que las maltratan cuando conocen la buena nueva. «Conocimos el caso de un hombre que estaba dispuesto a pagar 1.400 euros por un aborto de 21 semanas. La decía a la mujer que era una inútil y que no quería que tuviera un hijo suyo».

También los maridos las apoyan

Como consecuencia de la crisis, el perfil de las mujeres que atiende RedMadre también está cambiando. Ahora, cada vez más madres de familia, casadas o con pareja, con uno o dos hijos, se acercan a esta organización a pedir ayuda porque la familia no llega a final de mes y en camino viene un bebé al que temen no poder cuidar por falta de recursos. «Y siempre vienen acompañadas y apoyadas por sus maridos. La pareja se plantea que si ahora les es casi imposible sacar adelante a dos niños, no van a poder cuando llegue el tercero. Por eso, vienen a pedir ayuda: no quieren abortar, pero no ven otra solución para salir adelante».
Publicar un comentario

Derechos del enfermo terminal

Por Fernando Pascual La ley puede otorgar ciertos derechos. Pero hay derechos que existen por encima de la ley.         El derecho a s...