Páginas vistas

sábado, 25 de abril de 2015

Encomendados a la mujer

Por  Fernando Pascual, L.C

        Cuando un amigo nos da un sobre y nos dice: “llévalo, por favor, a mi padre”, no estaremos tranquilos hasta que el sobre llegue a su destino. Nos han encomendado algo, nos han confiado un encargo, no sabemos si es importante o no, pero hay que cumplirlo.
        Resulta curioso pensar que también una persona pueda ser “encomendada” a otra. Pero si nos ponemos a reflexionar, la cosa no es tan extraña, pues hay seres humanos encomendados a otros seres humanos.
        El niño está “encomendado” a sus padres. Ellos cuidan de él, lo protegen, lo apoyan, lo inician en los primeros elementos del lenguaje y de la vida. Llegará el día en el que los padres, ya ancianos, estarán “encomendados” a sus hijos, y éstos cuidarán de ellos y los atenderán de la mejor manera posible. Los niños en la escuela están “encomendados” a la acción constante e incansable de los maestros (aunque hay niños capaces de hacer perder la paciencia no sólo a los maestros más competentes, sino incluso a los que aguantan casi todo...). Los médicos deben responsabilizarse de los enfermos que tienen “encomendados”, y lo mismo los jefes de empresa, y los políticos, y...
        Por eso es posible decir que los hombres están confiados, están encomendados, los unos a los otros. Pero, de un modo especial, los hombres están encomendados a las mujeres.
        No es una idea original. Se puede encontrar en una carta poco conocida del Papa Juan Pablo II, escrita en 1988: La dignidad de la mujer. Allí podemos leer que “es cierto que el hombre ha sido confiado a cada hombre, pero lo ha sido en modo particular a la mujer, porque precisamente la mujer parece tener una específica sensibilidad -gracias a su especial experiencia de su maternidad- por el hombre y por todo aquello que constituye su verdadero bien, comenzando por el valor fundamental de la vida”.
        Sí: sólo las mujeres pueden tener la experiencia de llevar, debajo de su corazón, la existencia de los millones de personas que levantamos el polvo de nuestras ciudades y campos. Cada uno de nosotros ha vivido esa experiencia muy particular de estar totalmente en manos de nuestras madres, de sentir un amor que los padres tienen que aprender precisamente de las madres. El que hayamos estado “encomendados” a ellas fue posible porque, en cierto sentido, ellas también se sintieron realizadas, plenas, felices, cuando nos acogieron.
        Es cierto que no faltan casos de embarazos peligrosos, de niños que nacen en un momento difícil para la familia, o de diagnósticos prenatales que anuncian una terrible enfermedad en quien está caminando hacia el día esperado de su nacimiento. Pero ese es el misterio de la “encomienda”: un nuevo niño o niña llama al corazón de sus papás (especialmente de la mamá), para gritar con sencillez: “aquí estoy, me encomiendo a vosotros; ¿me acogéis?”
        El mismo Juan Pablo II completa esta idea. En la carta que recordamos antes, el Papa recordaba que la paternidad es obra del hombre y de la mujer, pero que es la mujer quien más “paga” por ella. Los 9 meses de embarazo son siempre una aventura inmensa, con sus sorpresas, sus temores, sus alegrías. Y los primeros días del recién nacido transcurren en una relación muy particular con su madre, la cual es, para ese pequeño que vive de hambre, de lloros y de curiosidad, el “ancla de salvación” más importante.
        Conviene, por lo tanto, recordar que estamos “encomendados los unos a los otros”. Pero, de modo especial, conviene recordar que estamos “encomendados a la mujer”. Quizá ella, mejor que nadie, podrá enseñar al mundo cómo llevar a cabo la tarea de ayudar a los otros, de amar, de entregarse, de ser plenamente felices.
        Sólo la donación da felicidad. La mujer lo sabe mejor que el hombre. Y todo hombre que quiera ser feliz, tendrá que volver otra vez los ojos y el corazón, con humildad, hacia la mujer, para aprender la ciencia más importante del mundo: la ciencia del amor.
Publicar un comentario

Dormición y Asunción de la Virgen

Los últimos años de María sobre la tierra —los que transcurrieron desde Pentecostés a la Asunción—, han permanecido envueltos en una neblin...