Páginas vistas

sábado, 5 de diciembre de 2015

¡Feliz Navidad para todos mis amigos de Blogger, conocidos o no!

De nuevo estoy en Torreciudad, donde recibí la ordenación sacerdotal en 1981. Me encanta este retablo, de uno  de los oratorios.
María derrocha dulzura, amor, contemplación, maternidad, adoración... San José da paz a toda la escena, a ese momento: los demás están seguros por él...  El Pastor contagia la alegría, el gozo de la Humanidad. Los demás, no se acercan tanto... Feliz, Feliz, Feliz Navidad!!!


Publicar un comentario

La decisiva importancia de "ser bueno"

Por Fernando Hurtado Decía Aristóteles que, según es cada uno , así le parece lo que es bueno o malo. No es necesario ser vali...