Páginas vistas

domingo, 25 de mayo de 2014

Obama promueve causa LGBT en el Día Internacional de las Familias

Por Wendy Wright

NUEVA YORK, 23 de mayo (C-FAM) Estados Unidos eligió el Día Internacional de las Familias para dar a conocer una declaración sobre «la homofobia y la transfobia». La maniobra pone de manifiesto una de las prioridades de la «Doctrina Obama», política exterior del Presidente que está cosechando críticas en todo el mundo (y desencadenando peligrosas consecuencias).
Líderes cristianos, judíos, musulmanes, académicos y de la sociedad civil hablaron el jueves en la sede de la ONU sobre las ventajas de la familia para toda sociedad. Varios atribuyeron el éxito en la conformación de individuos y sociedades saludables a las diferencias entre hombres y mujeres, especialmente en la crianza de los hijos. Uno de ellos advirtió que, pese al consenso que unifica a las personas de todo el mundo, la familia y el concepto de hombre y mujer están siendo «atacados».
Entretanto, los Estados Unidos emitieron una declaración conjunta con Finlandia que promete que se centrarán en «combatir las violaciones de los derechos humanos contra las personas LGBT» y anuncia la contribución finlandesa de un millón de euros para el fondo de Obama para la igualdad. Este fondo incentiva a las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBT) que ejercen el activismo en otros países y considera las restricciones a la actividad homosexual y transgénero, como el prohibir que se fomente en los niños la condición LGBT y exigir a las personas que identifiquen con exactitud su sexo en pasaportes, como violaciones de los derechos humanos.
Líderes estadounidenses e internacionales critican cada vez más la política exterior del presidente Obama, en especial sus débiles respuestas a enormes atrocidades contra los derechos humanos y limpiezas religiosas en Medio Oriente y África.
Pero el gobierno de Obama se jacta (y pocos disienten) de estar plenamente manos a la obra cuando se trata de la ampliación de los derechos sexuales.
El Departamento de Estado publicó una ficha técnica en la que enumera sus «esfuerzos considerablemente ampliados» para promover los derechos LGBT mediante «el compromiso privado con gobiernos y la sociedad civil, la diplomacia pública, la ayuda al exterior y el trabajo en foros multilaterales».
«Hay pocas áreas en las que pienso que nuestra labor sea tan clara» como el trabajo «por los derechos y la dignidad de las personas LGBT en todo el mundo», dijo el Secretario John Kerry.
La ficha informativa dice: «Responder pronta y efectivamente a la violencia y a la discriminación de las personas LGBT constituye una prioridad para el Departamento de Estado». La dirección del Departamento de Estado está «comprometiéndose constantemente, tanto a nivel privado como público, en representación de los refugiados LGBT y de quienes buscan asilo».
El secuestro de cientos de colegialas por terroristas nigerianos puso al descubierto de manera inesperada lo que los críticos ven como una falta de equilibrio en sus prioridades. Después de que Michelle Obama y estrellas de Hollywood reclamaron esfuerzos para rescatar a las escolares raptadas por Boko Haram, salió a la luz que el Departamento de Estado negó en múltiples ocasiones visas a dos niñas cristianas víctimas de Boko Haram: una que había sobrevivido a una matanza y otra que era novia esclava.
«Estamos frente a un gobierno que estuvo negando la discriminación religiosa de cristianos en Nigeria», dijo el abogado de derechos humanos Emmanuel Ogebe.
Un decreto del ejecutivo de 2011 convirtió los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBT) en una de las principales prioridades de la política exterior
Líderes nacionales y expertos en política exterior sostienen que este enfoque ha provocado repercusiones negativas en algunos países.
Según se dice, el Presidente de Uganda, Museveni, en un comienzo se inclinó en contra de la legislación que endurecía las sanciones contra la homosexualidad. Cuando la promulgó, Museveni señaló que la presión de Obama tuvo un efecto contrario.
«Quisiera disuadir al gobierno de EE.UU. de suponer que la aprobación de esta ley "complicará nuestra apreciada relación" con los EE.UU., como dijo el presidente Obama», sostuvo Museveni.
«Los africanos no buscamos imponer nuestro parecer a nadie. No queremos que nadie nos imponga su visión».

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano
Publicar un comentario