Páginas vistas

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Nunca es tarde para encontrar a Dios

Annie Lobert era prostituta. Pero un buen día, Dios apareció en su vida. Te animamos a que veas su testimonio y que conozcas cómo se convirtió al cristianismo y decidió acercarse a Dios y fundar una asociación para ayudar a las prostitutas a salir de ese tipo de vida.



Publicar un comentario

Teología moral para pre-adolescentes (caso real)

Por Fernando Hurtado Para que una acción sea buena ha de reunir tres condiciones: 1)    Que la acción considerada en sí misma sea...