Páginas vistas

martes, 28 de septiembre de 2010

TOMAS GÓMEZ NO QUIERE COLEGIOS DEL OPUS DEI, NI DE LEGIONARIOS DE CRISTO, NI DE COMUNIÓN Y LIBERACIÓN

Un "demócrata"
JAVIER FUMERO ELCONFIDENCIALDIGITAL

El secretario general del Partido Socialista de Madrid y candidato en las primarias madrileñas, Tomás Gómez, está haciéndose trampas en el solitario a cuenta de su ideario político en materia educativa. Me explico.
El pasado viernes, en un desayuno informativo con políticos, empresarios y periodistas, lanzó la primera andanada (véalo aquí). La política educativa en la Comunidad –afirmó- tiene un “sesgo” hacia determinadas instituciones religiosas “de posiciones muy extremas en lo educativo”. En concreto, señaló que Esperanza Aguirre favorecía la proliferación de colegios “del Opus Dei, Comunión y Liberación y Legionarios de Cristo”, para añadir que “eso se va a modificar”.
Este lunes, en una entrevista concedida al diario El País, profundizó en la cuestión:
Pregunta. Cuando fue elegido secretario general del PSM en 2008, uno de los asuntos polémicos fue el trato a la escuela concertada. ¿Qué opinión tiene?
Respuesta. Apostamos por la educación pública y queremos que sea la mejor. Queremos que cuando un padre tenga que tomar la decisión de dónde llevar a su hijo, sepa que un colegio público es la mejor opción. Con esa política de desmantelamiento de los servicios públicos en esta comunidad se ha producido un crecimiento de colegios con un cierto sesgo religioso en manos del Opus Dei, de Legionarios de Cristo, colegios segregadores de niños y niñas. Con un modelo educativo que no es plural... Nuestra apuesta será fortalecer el sistema educativo público.
P. ¿Aumentaría, mantendría o reduciría los recursos para los conciertos educativos?
R. Ningún colegio concertado que no corresponda a ninguna secta religiosa tiene riesgo con un Gobierno socialista.
Es curioso lo que sostiene Tomás Gómez. Curioso… e incoherente. Incoherente primero, con su propia manera de pensar.
En el año 2008, cuando fue elegido secretario general del PSOE por Madrid, el ex alcalde de Parla dejó bien claro que la enseñanza concertada jugaba un papel fundamental en la sociedad española: atacarla era –decía- enfrentarse a una mayoría de la sociedad. Además, dejó claro que esta fórmula de concertar la educación fue un invento de los gobiernos de Felipe González por lo que no tenía sentido arremeter contra ella.
No me invento nada. Todo aquel que no dé crédito a lo que digo puede recurrir a un testigo irrefutable: las hemerotecas. Les dejo aquí este enlace (también del diario El País) sobre lo que pensaba en 2008 de este tema el volátil Tomás Gómez. Justamente, lo contrario de lo que hoy predica.
A lo mejor es que el señor Gómez ha decidido doctorarse en política, es decir, ha optado por un cambio de bando sin rubor, empujado probablemente por la necesidad de captar votos de la militancia de la izquierda socialista más radicalen estas Primarias a cara de perro con Trinidad Jiménez.
No es nada nuevo. Ya recuerdan aquella máxima genial de Groucho Marx: “Estos son mis principios pero si no le gustan, tengo otros”.
A esto hay que añadir la segunda incoherencia. Tomás Gómez afirma que la enseñanza concertada no es modelo plural. Esos colegios aportan un sesgo religioso y por tanto, explica, no deben tener cabida en el sistema educativo promovido por un gobierno socialista.
¿Y es eso pluralidad, señor Gomez? ¿No debe el Estado permitir que con el dinero de todos los españoles se promuevan aquellos colegios que los ciudadanos consideren más oportunos? Si un padre quiere enseñanza pública, que la elija. Dedíquense a ella recursos y medios. Faltaría más. Pero, ¿qué hacemos con aquellos contribuyentes que pagan también honestamente sus impuestos y desean un colegio concertado para sus hijos?
El fundamentalismo que demuestra hoy Tomás Gómez en contra de la enseñanza concertada es el que cercena cualquier pluralidad.
Publicar un comentario

Teología moral para pre-adolescentes (caso real)

Por Fernando Hurtado Para que una acción sea buena ha de reunir tres condiciones: 1)    Que la acción considerada en sí misma sea...