Páginas vistas

viernes, 8 de mayo de 2009

50 OBISPOS PROTESTAN POR EL PREMIO "CATÓLICO" A OBAMA




Algo no funciona en las cabezas pensantes de las naciones. Casi cada día lee uno el periódico y se encuentra con alguna “machada” que algún mentecato ha dicho o hecho en relación a cualquier cosa que el sentido común dicta como incorrecta, impropia, poco oportuna, ofensiva, dañina o lo que ustedes quieran.

La mentecatez del momento es la concesión de un importante galardón a Obama por parte de la Universidad Católica de Notre Dame, cuando todo el mundo sabe que el presidente USA defiende y propicia el aborto y la investigación con embriones, por ejemplo.
Naturalmente han saltado chispas en Estados Unidos. Cincuenta obispos católicos han protestado enérgicamente y la opinión pública católica está que trina. Lo que yo digo es que con las personas hay que tener todo el respeto, efecto y comprensión; pero con sus ideas, si no estamos de acuerdo, hay que enfrentarse. ¿A cuento de qué, viene ese premio? ¿Es un gesto para decir: estamos unidos? Todo es igual, todo es relativo, se puede deducir de acciones como esta; y así nos va. Una universidad de prestigio internacional ha metido la pata y creado confusión en las conciencias de muchos, católicos o no. Pero lo mejor será que lean el artículo de La Razón, del 28 de abril, que reproducimos a continuación.
******

La lista crece día a día. Ya son 48 los obispos de todo Estados Unidos los que se han opuesto públicamente a que la Universidad Católica de Notre Dame le otorgue un premio al presidente Barack Obama. Se trata de una distinción que pretende reconocer su aportación a las leyes, precisamente en un mandatario que ha anunciado numerosas leyes para fomentar, entre otros asuntos, el aborto y la investigación con células madre embrionarias.


Este detalle no ha debido de alterar al sacerdote John Jenkins, presidente de la citada universidad regida por los clérigos de la orden de la Santa Cruz, quien ha decidido proseguir con la entrega del galardón al presidente Obama, prevista para el próximo 17 de mayo.


Renuncia de Glendon.

Sin embargo, en esta ocasión la respuesta no se ha hecho esperar. El último jarro de agua fría proviene de Mary Ann Glendon, la embajadora de Estados Unidos ante la Santa Sede, quien anunció el lunes que renunciaba a la medalla Laetare que la propia universidad de Notre Dame le iba a conceder a la vez que a Obama.

Glendon, consultora de la Conferencia Episcopal estadounidense, hizo pública la carta que le envió a Jenkins en la que le recordaba una indicación de los obispos de 2004 de «no premiar a aquellos que actúan en desacuerdo con los principios morales fundamentales». Además, la decisión de la Universidad de Notre Dame parece no haber sentado bien en numerosos ámbitos católicos. El mismo día en que Glendon anunció que renunciaba a su medalla, la organización encargada de recaudar fondos para la universidad reconocía que ha perdido 8,2 millones de dólares en donaciones de sus socios. Pese a ello, Obama recibirá su premio el próximo 17 de mayo.
Publicar un comentario

Ideología de género:haciendo creer que la diferencia es sinónimo de discriminación

Escrito por Lucetta Scaraffia. Ponencia en el I Congreso Internacional de Ideología de Género, en la Universidad de Navarra. Se publ...