miércoles, 28 de enero de 2015

Into the woods

Into the woods
En Cartelera: Sí     Valoración artística: Aceptable

Dirección: Rob Marshall
Año: 2015
Público: Jóvenes (2)
Contenidos: S-
Valoración moral: Con inconvenientes
Contenidos: Imágenes (alguna S-), Ideas (La cinta dialoga más de la cuenta con el relativismo hedonista dominante en las sociedades occidentales F)
Dirección: Rob MarshallAño: 2014.País: USADuración: 125 min. Género: Fantásticomusical,familiarInterpretación: Meryl Streep (Bruja), Emily Blunt (esposa del panadero), James Corden (panadero), Anna Kendrick(Cenicienta), Chris Pine (príncipe de Cenicienta), Johnny Depp (Lobo), Billy Magnussen (príncipe de Rapunzel), Christine Baranski (madrastra), Lilla Crawford (Caperucita Roja), MacKenzie Mauzy (Rapunzel). Guion: James Lapine. Producción: John DeLuca, Rob Marshall, Marc Platt y Callum McDougall. Distribuidora: The Walt Disney Company SpainEstreno en España: 23 Enero 2015.
Reseña:
   En un reino imaginario, un panadero y su esposa viven una aventura singular en un siniestro bosque después de que una bruja les proponga hacer realidad sus deseos más íntimos a cambio de ciertos objetos con poderes mágicos. Su camino se cruzará con el de Cenicienta, Caperucita Roja, Jack el de las habichuelas mágicas, Rapunzel y otros personajes de diversos cuentos de hadas de los Hermanos Grimm.

   Decepciona bastante esta película del estadounidense Rob Marshall (‘Chicago’, ‘Memorias de una geisha’, ‘Nine’, ‘Piratas del Caribe. En mareas misteriosas’), que adapta a la gran pantalla el famoso musical teatral de Stephen Sondheim (música) y James Lapine (letras), estrenado en 1987. Todos sus actores son de primera fila y dan la talla como cantantes en los números musicales. Por su parte, Marshall asienta y mueve bien la cámara por los apabullantes decorados en los que ha rodado. Incluso, funciona bien el cóctel de géneros —fantasía, melodrama, comedia disparatada, terror…— que propone el guion.

   Sin embargo, sólo tres o cuatro canciones y coreografías resultan verdaderamente memorables: ‘Prólogo: Into the Woods’, ‘Agony’, ‘Stay With Me’, ‘No One Is Alone’... Y, a pesar de los esfuerzos citados, acaban pesando como una losa la ambientación excesivamente teatral, el tono declamativo de las interpretaciones, el caótico desarrollo narrativo y, sobre todo, la superficialidad de los conflictos dramáticos y morales planteados, que desmitifican el romántico idealismo de los mejores cuentos de hadas y tontean más de la cuenta con el relativismo hedonista dominante en las sociedades occidentales. 
   Un defecto heredado de la obra teatral de Sondheim y Lapine, y que también lastra otros musicales de ambos, como ‘Sweeney Todd’ o ‘Passion’. Por eso resultan excesivos los premios que ha recibido el filme y sus tres candidaturas a los Oscar: mejor actriz de reparto (Meryl Streep), dirección artística (Dennis Gassner y Anna Pinnock) y vestuario (Colleen Atwood). 

Whiplash

Whiplash
En Cartelera: Sí     Valoración artística: Muy buena

Dirección: Damien Chazelle
Año: 2015
Público: Jóvenes (2)
Contenidos: D
Valoración moral: Con inconvenientes
Contenidos: Diálogos (algunos D)
Dirección y guion: Damien Chazelle. País:USAAño: 2014. Duración: 106 min. Género: Drama.Interpretación: Miles Teller (Andrew), J.K. Simmons (Fletcher),Melissa Benoist (Nicole), Paul Reiser (Jim), Austin Stowell (Ryan), Nate Lang (Carl). Producción: Jason Blum, Helen Estabrook, Michel Litvak, David Lancaster. Música: Justin Hurwitz. Fotografía:Sharone Meir. Montaje: Tom Cross. Diseño de producción:Melanie Jones. Vestuario: Lisa Norcia. Distribuidora: Sony Pictures Releasing de EspañaEstreno en España: 16 Enero 2015
Reseña:
   Tras ser galardonado en los festivales de Sundance —mejor película y Premio del Público— y Valladolid —mejor director novel—, recibir diversas distinciones de la crítica y ganar el Globo de Oro 2014 al mejor actor de reparto (J.K. Simmons), este intenso drama ha sido ahora nominado a cinco Oscar: mejor película, actor de reparto, montaje (Tom Cross) y mezcla de sonido. Se trata del segundo largometraje como director del estadounidense Damien Chazelle (‘Guy and Madeline on a Park Bench’), conocido hasta ahora como guionista de ‘Grand Piano’, la notable intriga del español Eugenio Mira.

   Hijo de un escritor fracasado, el joven, ambicioso y perfeccionista Andrew sólo tiene un objetivo en la vida: convertirse en el mejor batería de jazz de su generación. Por eso se deja la piel en el elitista Conservatorio de Música de la Costa Este, donde estudia. Sus denodados esfuerzos llaman la atención de Terence Fletcher, un profesor famoso por su talento y sus durísimos métodos de enseñanza, que dirige el mejor conjunto de jazz del Conservatorio.

   Chazalle ha ampliado hábilmente el sencillo argumento de su cortometraje de 2013 —en el que se ha basado—, enriqueciendo la trama central de superación y enfrentamiento con una mayor atención a la cinéfila subtrama romántica del protagonista con la taquillera de un cine y a los apuntes sobre la incomprensión que sufre “el artista” por parte de su padre y hermanos. 
   Este sólido entramado de afilados conflictos dramáticos y morales facilita el lucimiento del joven Miles Teller y del veterano J.K. Simmons —convirtiendo en memorable su duelo interpretativo—, y dota de hondura a la expresionista puesta en escena de Chazalle, de planificación, iluminación y montaje muy brillantes, y con sobrecogedores pasajes musicales, sobre todo en su recta final. Queda así una sugestiva fábula moral en torno al lema clásico “Lo que vale cuesta” y sobre la obsesión por el triunfo material a cualquier precio, como motor principal de las competitivas y decadentes sociedades occidentales. Todo ello, expuesto con un honesto y descarnado realismo, pero sin ceder al superficial fatalismo de tantas películas sobre artistas con el alma atormentada y frágil. 

'71

’71
En Cartelera: Sí     Valoración artística: Muy buena

Dirección: Yann Demange
Año: 2015
Público: Jóvenes-Adultos (2-3)
Contenidos: V
Valoración moral: Adecuada
Contenidos: Imágenes (algunas V)
Dirección: Yann Demange. País: Reino Unido.Año: 2014. Duración: 99 min. Género: Thrillerbélico.Interpretación: Jack O’Connell (Gary Hook), Paul Anderson (Sargento Leslie Lewis), Richard Dormer (Eamon), Sam Reid (Armitage), Sean Harris (Capitán Browning), Charlie Murphy (Brigid). Guion: Gregory Burke. Producción: Angus Lamont y Robin Gutch. Música: David Holmes. Fotografía: Anthony Radcliffe. Montaje: Chris Wyatt. Diseño de producción: Chris Oddy. Vestuario: Jane Petrie. Distribuidora: Vértigo FilmsEstreno en España: 23  Enero 2015.
Reseña:
   Tras una dilatada carrera televisiva y dirigir varios cortos, el inglés Yann Demange debuta brillantemente en el largometraje para el cine con esta angustiosa recreación histórica, que ganó, entre otros muchos galardones y nominaciones, el Premio del Jurado Ecuménico en la Berlinale 2014. Se trata de un intensísimo thriller político-social, que recuerda por su sólido hiperrealismo a películas como ‘En el nombre del padre’, del dublinés Jim Sheridan, o ‘Bloody Sunday’, del inglés Paul Greengrass.

   Belfast, 1971, en plena guerra callejera entre protestantes y católicos. Durante su primera misión, un joven soldado inglés es abandonado accidentalmente por su unidad durante unos disturbios. Incapaz de distinguir entre amigos y enemigos, y cada vez más desconfiado de sus propios compañeros, el inexperto recluta intentará sobrevivir toda la noche y encontrar el camino de vuelta a su base a través de un paisaje urbano desconcertante, enrarecido y mortalmente peligroso.

   Lo que más impacta de esta película es la cercanía con que sigue a la acción y la eficacísima sobriedad con que Demange resuelve todas las situaciones. Eso, desplegado con un tempo ágil e introspectivo a la vez, sumerge al espectador en la agitada Belfast de 1971, un año especialmente cruento. Estas cualidades narrativas se refuerzan con unas interpretaciones muy veraces —sobre todo de Jack O’Connell, el protagonista de ‘Invencible’—, que reflejan nítidamente los elogiables esfuerzos del guion por calar en las almas de los personajes sin caer en las trampas del maniqueísmo, el efectismo emocional o la manipulación ideológica.
   En este sentido, Demange se muestra ponderado en su reparto de elogios y críticas a uno y otro bando, logrando así su propósito de mostrar el sinsentido de la violencia como medio para defender las propias convicciones, sean políticas, religiosas, sociales o futbolísticas. Pues esa violencia engendra más violencia, hace perder el sentido de la dignidad de cada vida humana, y enquista en las personas, grupos y países un odio irracional, muy difícil de erradicar, entre otras cosas porque acaba siendo de todos contra todos.

La responsabilidad del padre y el sentimiento de orfandad de los hijos

Ciudad del Vaticano, 28 de enero 2015 (VIS).-

El Papa Francisco -retomando el tema de la familia- dedicó la catequesis de la audiencia general de los miércoles a la figura del padre. ''Una palabra más que ninguna otra significativa para nosotros, los cristianos, porque es el nombre con el cual Jesús nos enseñó a llamar a Dios'', dijo el Santo Padre a los miles de fieles reunidos en el Aula Pablo VI.

''Padre es una palabra universal, conocida por todos. Indica una relación fundamental cuya realidad es tan antigua como la historia del hombre -prosiguió- Sin embargo, en nuestros días, se ha llegado a hablar de una sociedad sin padres. En otros términos, en particular en la cultura occidental, la figura del padre, simbólicamente, estaría ausente, como desvanecida''.

''En un primer momento este dato se percibió como una liberación -explicó Francisco- , liberación del padre-patrón, del padre como representante de la ley que se impone desde fuera, del padre como censor de la felicidad de los hijos y como obstáculo a la emancipación y autonomía de los jóvenes. En efecto en el pasado en algunas casas reinaba el autoritarismo, en algunos casos incluso la vejación: padres que trataban a sus hijos como si fueran sus siervos, sin respetar las exigencias personales de su crecimiento; padres que no les ayudaban a emprender su camino con libertad, a asumir sus responsabilidades para construir su futuro y el de la sociedad''.

''Y como sucede a menudo, hemos pasado de un extremo a otro. El problema de nuestros días -observó el Papa- ya no es tanto la presencia invasora de los padres, sino su ausencia...Los padres están tan concentrados a veces sobre sí mismos, sobre su trabajo y su realización individual que se olvidan hasta de la familia. Y dejan solos a los niños y a los jóvenes....Ahora, en este camino común de reflexión sobre la familia quisiera decir a todas las comunidades cristianas que tenemos que estar más atentos: la ausencia de la figura paterna en la vida de los pequeños y los jóvenes causa lagunas y heridas que pueden llegar a ser muy graves. Y, efectivamente, las desviaciones de los niños y los adolescentes pueden, en buena parte, reconducirse a esta ausencia, a la carencia de ejemplos y guias en la vida de todos los días, a la falta de cercanía, a la falta de amor de sus padres''.

''El sentimiento de orfandad que viven hoy muchos jóvenes es más profundo de lo que pensamos. Se sienten huérfanos en la familia porque a menudo los papás están ausentes, incluso físicamente, de casa, pero sobre todo porque cuando están en ella no se portan como padres, no hablan con sus hijos... no les dan con su ejemplo acompañado por sus palabras, esos principios, esos valores, esas normas de vida que necesitan tanto como el pan... Algunas veces parece que los padres no sepan muy bien cual es su sitio en la familia y cómo educar a sus hijos. Y, entonces, ante la duda, se abstienen, se retiran y descuidan su responsabilidad, refugiándose a veces en una improbable relación ''de igual a igual'' con sus hijos''.

Pero también la comunidad civil, con sus instituciones ''tiene una cierta responsabilidad -podríamos decir paterna- con los jóvenes, una responsabilidad que a veces descuida o ejerce mal, dejándolos también huérfanos sin proponerles una perspectiva verdadera. Así, los jóvenes se convierten en huérfanos de caminos seguros que recorrer, huérfanos de maestros de los que fiarse, húerfanos de ideales que calienten el corazón, de valores y de esperanzas que los sostengan. Los llenan, en cambio, de ídolos pero les roban el corazón; les empujan a soñar con diversiones y placeres, pero no les dan trabajo; se les ilude con el dios-dinero, negándoles la riqueza verdadera''.

''Por eso, nos hará bien a todos, padres e hijos, volver a escuchar la promesa que Jesús hizo a sus discípulos: ''No os dejaré huérfanos''. El es, efectivamente, el Camino que recorrer, el Maestro que escuchar, la Esperanza de que el mundo puede cambiar, de que el amor vence al odio, de que puede haber un futuro de fraternidad y esperanza para todos'', concluyó Francisco advirtiendo que si esta vez había abordado sólo los aspectos más criticables de la figura del padre en la próxima catequesis hablaría de la belleza de la paternidad. ''Por eso -dijo- he elegido empezar por la oscuridad para llegar a la luz.¡Que el Señor nos ayude a entender bien estas cosas¡''.

lunes, 26 de enero de 2015

La respuesta del Papa fue la siguiente (y otra consideración)

Mucho se ha hablado estos días sobre las declaraciones del Papa. Supuestamente el Papa ha dicho que "no hace falta tener hijos como conejos para ser católico”. En realidad, no ha dicho eso. Ha hablado de la paternidad responsable.

Transcribo de nuevo lo que ha dicho el Papa. 

Un periodista alemán pregunta lo siguiente:

Usted ha hablado de muchos niños en las Filipinas, de su alegría, que hay muchos. Según los sondeos, la mayoría de la población filipina cree que el aumento de los filipinos es una de las razones más importantes de la gran pobreza en el país. En promedio, una mujer filipina da a luz tres niños en su vida, y la posición católica en relación a la contracepción parece ser unas de las cuestiones por el que mucha gente en Filipinas no está de acuerdo con la Iglesia, ¿qué piensa sobre esto?

La respuesta del Papa fue la siguiente:

Pienso que el número de tres (niños) por familia que has mencionado es el que los expertos dicen que es importante para mantener la población. Tres por pareja. Cuando esto disminuye, ocurre el otro extremo, como está sucediendo en Italia. He escuchado, no sé si es verdad, que en el 2024 no habrá dinero para pagar las a los jubilados (debido a) la caída de la población.

Por tanto, la palabra clave, para darle una respuesta, y una que la Iglesia siempre usa todo el tiempo, y yo también, es la paternidad responsable. ¿Cómo se hace esto? Con el diálogo. Cada persona, con su pastor, busca cómo realizar esta paternidad responsable.

El ejemplo que mencioné hace poco antes sobre la mujer que está esperando su octavo (hijo) y ya tenía siete que han nacido por cesárea. Esto es una irresponsabilidad. (Esa mujer puede decir) 'no, yo confío en Dios', pero Dios te da métodos para ser responsable. Algunos creen que, disculpen la palabra, eh, que para ser buenos católicos tenemos que ser como conejos. No. Paternidad responsable. Esto es claro y por esto en la Iglesia hay grupos matrimoniales, hay expertos en esta materia, hay pastores, uno puede buscar y sé que hay muchas, muchas maneras que son lícitas y que han ayudado. Has hecho bien en preguntármelo.

Y otra cosa en relación con esto es que para la gente más pobre, un niño es un tesoro. Es verdad que debes ser prudente aquí también, pero para ellos un niño es un tesoro. (Alguien diría) 'Dios sabe cómo ayudarme' y tal vez alguno de ellos no son prudentes, esto es cierto. Paternidad responsable, pero vamos también a mirar la generosidad del padre y la madre que ven un tesoro en cada niño”.

Por si no se le había entendido suficientemente bien, en la audiencia del pasado miércoles dijo lo siguiente:

Da consuelo y esperanza ver tantas familias numerosas que acogen a los hijos como un verdadero don de Dios: ellos saben que cada hijo es una bendición. Escuché decir que las familias con muchos hijos y el nacimiento de tantos niños se encuentran entre las causas de la pobreza. Me parece una opinión simplista. Puedo decir, -podemos decir todos- que la causa principal de la pobreza es un sistema económico que ha quitado a la persona del centro y ha colocado al dios dinero; un sistema económico que excluye, excluye siempre, excluye los niños, los ancianos, los jóvenes sin trabajo, y que crea la cultura del descarte que vivimos. Nos hemos acostumbrado a ver "personas descartadas”. Éste es el motivo principal de la pobreza, no las familias numerosas.  
Evocando la figura de san José, que ha protegido la vida del "Santo Niño”, muy venerado en ese país, he recordado que es necesario proteger a las familias, que se enfrentan a diversas amenazas, de modo que puedan testimoniar la belleza de la familia en el proyecto de Dios. Es preciso también defender las familias de las nuevas colonizaciones ideológicas, que atentan su identidad y su misión.

miércoles, 21 de enero de 2015

El texto literal que pronunció el Papa sobre el matrimonio, a la vuelta de Filipinas


Es verdad que la apertura a la vida es condición del Sacramento del matrimonio. Un hombre no puede dar el sacramento a la mujer y la mujer darlo al hombre si no están de acuerdo en este punto, de estar abiertos a la vida. Hasta tal punto que, si se puede probar que este o esta se ha casado con la intención de no estar abierto a la vida, ese matrimonio es nulo y causa de nulidad matrimonial, ¿no?
Papa-aviónLa apertura a la vida, ¿no? Pablo VI estudió esto con una comisión, cómo hacer para ayudar a tantos casos, tantos problemas, problemas importantes que hacen el amor de la familia. Problemas de todos los días. Muchos, muchos, ¿no?, pero había algo más. El rechazo de Pablo VI no era sólo a los problemas personales, sobre los que dirá después a los confesores que sean misericordiosos y comprendan las situaciones y perdonen o sean misericordiosos, comprensivos, ¿no? Sino que él miraba al neo-Malthusianismo universal que estaba en curso.
¿Y cómo se llama este neo-Malthusianismo? Eh, es el menos del 1% del nivel de nacimientos en Italia, lo mismo en España. Ese neo-Malthusianismo que buscaba un control de la humanidad por parte de los poderes. Esto no significa que el cristiano debe tener hijos en serie. Yo reñí hace unos meses a una mujer en una parroquia porque estaba embarazada del octavo después de siete cesáreas. “¿Usted quiere dejar a siete huérfanos?”. Esto es tentar a Dios.
Se habla de paternidad responsable. Ese es el camino: la paternidad responsable. Pero lo que yo quería decir era que Pablo VI no era un retrógrado [anticuado], un cerrado. No, fue un profeta, que con esto mnos dijo: guardaos del neo-Malthusianismo que llega.
papa-avion--644x362Yo creo que el número de 3 por familia que usted menciona, creo que es lo que dicen los técnicos: que es importante para mantener la población, ¿no? 3 por pareja, ¿no? Cuando desciende este, sucede el otro extremo, que sucede en Italia, donde he oído – no sé si es verdad – que en 2024 no habrá dinero para pagar a los pensionados. La bajada de la población, ¿no? Por esto la palabra clave para responder es la que usa la Iglesia siempre, yo también: es paternidad responsable.
¿Cómo se hace esto? Con el diálogo. Cada persona, con su pastor, debe buscar cómo hacer esa paternidad responsable. Ese ejemplo que ye mencionado hace poco, de esa mujer que esperaba el octavo y que tenía seis nacidos con cesárea: esta es una irresponsabilidad. “No, yo confío en Dios”. “Pero mira, Dios te da los medios, sé responsable”.
Algunos creen que – perdonadme la palabra, ¿eh? – para ser buenos católicos debemos ser como conejos, ¿no? No. Paternidad responsable. Esto está claro y por esto en la Iglesia hay grupos matrimoniales, hay expertos en esto, están los pastores, y se busca. Y yo conozco muchas muchas salidas lícitas que han ayudado a esto. Pero ha hecho bien en decírmelo.
Y también curiosa otra cosa que no tiene nada que ver pero que está en relación con esto. Para la gente más pobre, un hijo es un tesoro. Es verdad, se debe también ser prudentes aquí. Pero para ellos un hijo es un tesoro. Dios sabe cómo ayudarlos. Quizás algunos no son prudentes en esto, es verdad. Paternidad responsable. Pero mirad también la generosidad de ese papá y de esa mamá que ve en cada hijo un tesoro

sábado, 17 de enero de 2015

¿Es verdad lo que cuentan los Evangelios?

Por Alfonso Aguiló

Respecto a la veracidad de los Evangelios, podrían señalarse multitud de razones. Pascal, refiriéndose al testimonio que dieron con su vida los primeros cristianos, señala un argumento muy sencillo y convincente: creo con más facilidad las historias cuyos testigos se dejan martirizar en comprobación de su testimonio.
        Haber llegado a la muerte por ser fieles a las enseñanzas de los Evangelios otorga a esas personas una fuerte garantía de veracidad. Por lo menos, se conocen pocos mentirosos que hayan muerto por defender sus mentiras. 
        Además, es bastante llamativo, por ejemplo, que los evangelistas no callen sus propios defectos ni las reprensiones recibidas de su maestro, así como que relaten hechos embarazosos para los cristianos, que un falsificador podría haber ocultado. ¿Por qué no se han corregido, o al menos pulido un poco, los pasajes más delicados? ¿Qué razones hay, por ejemplo, para que se narre la traición y dramática muerte de Judas, uno de los doce apóstoles, elegido personalmente por Jesucristo? Ha habido muchas oportunidades -señala Vittorio Messori- para omitir ese episodio, que desde el inicio fue motivo de escarnio contra los cristianos ("¿Qué clase de profeta es este -ironizaba Celso-, que no sabe siquiera elegir a sus seguidores?"). Sin embargo, el pasaje ha llegado inalterado hasta nosotros. La única explicación razonable es que este hecho, por desgraciado que fuera, ocurrió realmente. Los evangelistas estaban obligados a respetar la verdad porque, de lo contrario -y dejando margen a otros motivos-, las falsificaciones habrían sido denunciadas por sus contemporáneos. Los cristianos fueron en aquellos tiempos objeto de burlas, se les consideró locos, pero no se puso en discusión que lo que predicaran no correspondiera a la verdad de lo que sucedió. 
        Además, puestos a inventar, difícilmente los evangelistas hubieran ideado episodios como la huida de los apóstoles ante la Pasión, la triple negación de Pedro, las palabras de Cristo en el Huerto de los Olivos o su exclamación en la cruz ("Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?"), sucesos que nadie habría osado escribir si no hubieran sido escrupulosamente reales, pues resultaban muy contrarios a la idea de un Mesías, victorioso y potente, tan arraigada en la mentalidad hebrea de la época. Ante contrastes de este tipo, el propio Rousseau, nada sospechoso de simpatía hacia la fe católica, solía afirmar, hablando de los Evangelios: "¿Invenciones...? Amigo, así no se inventa".
        En estos dos últimos siglos se ha pretendido innumerables veces negar la veracidad de los Evangelios. Sin embargo, los avances científicos han ido evidenciando que la mayoría de esos argumentos estaban dictados por el prejuicio ideológico. Y toda esa crítica, que en algunos momentos pareció poner en crisis la fe tratando de eliminar su base histórica, ha logrado más bien, como de rebote, fortalecerla. Un gran número de sucesivos descubrimientos ha ido barriendo poco a poco toda la nube de hipótesis que se habían formado en su contra. "Hoy -asegura Lucien Certaux-, después de dos siglos de ensañamiento crítico, estamos descubriendo con sorpresa que, posiblemente, el modo más científico de leer los Evangelios es leerlos con sencillez."

Como acabar con tu jefe 2

Horrible bosses 2
En Cartelera: Sí     Valoración artística: Mediocre

Dirección: Sean Anders
Año: 2015
Público: Rechazable por graves reparos éticos (4)
Contenidos: SXD+F
Valoración moral: Desaconsejable
Contenidos: Imágenes (frecuentes S, X), Diálogos (frecuentes D+), Ideas (constantes groserías sexuales y escatológicas F)
Dirección: Sean Anders. País: USAAño: 2014. Duración: 108 min. Género: Comedia. Interpretación:Jason Bateman (Nick), Jason Sudeikis (Kurt), Charlie Day (Dale), Jamie Foxx (Dean ‘MF’ J0nes), Jennifer Aniston (Dra. Julia), Christoph Waltz (Bert Hanson), Kevin Spacey(Dave), Chris Pine (Rex). Guion: Sean Anders y John Morris. Producción: Brett Ratner, Jay Stern, Chris Bender y John Rickard. Música: Christopher Lennertz. Fotografía: Julio Macat. Distribuidora: Warner Bros. Pictures International EspañaEstreno en España: 1 Enero 2015. 
Reseña:
   Tras liberarse de sus tiránicos jefes, los amigotes Nick, Dale y Kurt montan su propio negocio con el objetivo claro de forrarse rápidamente. Pero un avispado inversor les estafa. Entonces deciden secuestrar al pijo hijo del turbio magnate, pedir un rescate millonario y recuperar el control de su empresa. Si ya ‘Cómo acabar con tu jefe’ resultaba irritante por sus constantes groserías sexuales y escatológicas, esta continuación —dirigida también por el estadounidense Seth Gordon (‘Como en casa en ningún sitio’)— multiplica por mucho las zafiedades y guarradas, sin orden, sin concierto, sin gracia y sin una verdadera dirección de las numerosas estrellas que componen el reparto, desmelenadas en todo momento, sobre todo Jennifer Aniston. Un petardo.

Descifrando enigma

The imitation game
En Cartelera: Sí     Valoración artística: Buena

Dirección: Morten Tyldum
Año: 2015
Público: Jóvenes-Adultos (2-3)
Contenidos: D
Valoración moral: Con inconvenientes
Contenidos: Diálogos (varios D)
Dirección: Morten Tyldum.Países: Reino Unido y USAAño: 2014. Duración: 114 min. Género: Biopicdrama,thrillerInterpretación: Benedict Cumberbatch (Alan Turing), Keira Knightley (Joan),Matthew Goode (Hugh), Mark Strong (Stewart), Allen Leech (John), Charles Dance(Denniston), Rory Kinnear (detective Robert). Guion: Graham Moore. Producción: Nora Grossman, Ido Ostrowsky y Teddy Schwarzman. Música: Alexandre DesplatFotografía:Óscar Faura. Montaje: William Goldenberg. Diseño de producción: Maria Djurkovic.Vestuario: Sammy Sheldon Differ. Distribuidora: TripicturesEstreno en España: 1 Enero 2015.
Reseña:
   Intenso biopic del matemático y criptógrafo londinense Alan Turing a partir del libro de su colega y paisano Andrew Hodges, conocido activista del movimiento de liberación gay desde los años 70. Precursor de la informática actual, Turing es famoso por haber descifrado, para el Servicio Secreto Británico, los códigos secretos nazis contenidos en la sofisticada máquina Enigma, lo cual decantó la Segunda Guerra Mundial a favor de los aliados. Lejos de ser admirado como un héroe, en 1952 Turing fue juzgado por su homosexualidad.

   El noruego Morten Tyldum (‘Ángeles caídos’, ‘Headhunters’) dirige muy bien a sus actores —sobre todo a un impresionante Benedict Cumberbatch— y despliega una clásica y fluida puesta en escena —muy detallista en cuanto a fotografía, ambientación y vestuario—, a través de la que genera una tensa atmósfera de intriga, sólo rota en el discursivo desenlace, propagandístico de la ideología de género. 
   De todas formas, el guion del debutante Graham Moore se centra en la lucha contrarreloj de Turing y sus colaboradores para descifrar los secretos de la máquina Enigma, y en las dificultades del genial pero arrogante matemático para abrirse a los demás y trabajar en equipo. Un grupo humano heterogéneo, que propicia una sugestiva galería de personajes secundarios, todos ellos muy bien caracterizados. Además, Moore oxigena hábilmente el drama con eficaces golpes de humor, e inserta muy bien los recuerdos de Turing sobre su traumática estancia en el internado de Sherborne, en Dorset, y los pasajes sobre su penoso proceso judicial en 1952 por “indecencia y perversión sexual”.

   Tras ganar diversos premios de la crítica, el filme opta a cinco Globos de Oro 2014: mejor película dramática, actor dramático (Benedict Cumberbatch), actriz de reparto (Keira Knightley), guion y banda sonora original (Alexandre Desplat). De modo que es una de las principales favoritas de cara a los Oscar. 
   Para no ser excesivamente condescendientes, habría que decir que este equilibrio se tambalea en un epílogo final algo forzado en el que se cuenta de una forma acelerada y mucho menos cocinada que el resto de la película la sentencia y muerte de Turing. Los títulos de crédito finales omiten algunos datos que el espectador hubiera agradecido (por ejemplo, que parte de la legislación contra los gays venía causada por varios sonoros casos de homosexuales que eran espías soviéticos. Y si a algo tenían miedo los británicos en ese momento era a los espías rusos).